Embarazo

Contar patadas en el embarazo

Una de mis mayores preocupaciones en el embarazo de Pitufina está siendo el número de movimientos que he de contar a lo largo del día.

piesEn la semana 20 de embarazo empecé a notar a mi pitufina pero hasta la 23 no la sentía a diario. Eran pequeños golpecitos (ni aleteos de mariposa como me dijo el gine ni un gusanillo moviéndose como me dijo una amiga) Pero sin ningún patrón. Sus mini golpes no se asocian a tener hambre, a caricias o a que le hable. Es cuando le apetece.

A partir de la 25, los movimientos empezaron a ser más intensos (a veces) y frecuentes. Normalmente por la mañana, después de comer y a la noche. Por eso, cuando un día iban iban pasando las horas y no la notaba mi angustia crecía.

Tanto en libros, aplicaciones de teléfono como internet había leído que a partir de la semana 28 se debe de llevar un recuento de los movimientos del bebé (yo soy incapaz de saber si son patadas, codazos…).Te indican que en un periodo de dos horas (y dos veces al día) has de notar 10 veces al bebé.

Mi gine estaba de vacaciones y no podía consultarle. Intentaba tranquilizarme pensando que tendría un día más tranquilo pero a los pocos minutos volvía a consultar los manuales y la advertencia era clara: si el patrón cambia, acudir inmediatamente a urgencias.

A las 9 de la noche ya no aguanté más y fuimos a urgencias. Me atendieron bastante rápido. Era una gine más mayor y dos chicas jóvenes. La mayor puso mala cara nada más comentarle el motivo de mi visita. Imagino que estará harta de ver casos como el mío pero un poquito de empatía no vendría mal.

La eco me la hicieron las jóvenes. Se veía claramente que se movía. Respiré. Les comenté que me sabía mal ir a urgencias si no era nada pero que qué debía de hacer. Me dijeron que había hecho bien, que fuese las veces que hiciese falta.

Cuando ya pensaba que nos íbamos la gine mayor dijo que me pasaran 10 minutos a monitores para asegurarse de que todo estaba bien. Nunca había pasado por eso. Me tumbé en una camilla y una de las chicas jóvenes conectó un cinturón que me puso a un monitor para registrar el corazón. Le costó encontrarlo, lo confundía con mi pulso y también con hipo del bebé. Al final lo consiguió y le dijo a Papá Pitufo que se hiciese cargo él, que se quedase apretando para que no se perdiese la señal. Ella se fue. Nos quedamos solos, notando a la peque. Era la primera vez que él la notaba tan claramente. Se le iluminó la cara. Se tomó en serio su papel y me “mandaba” callar para que no me moviese mucho y se parase la señal. Al final, estuvimos 40 minutos, no sé muy bien el motivo, supongo que estarían ocupadas.

Al salir le pregunté a la gine mayor que si otra vez me sucedía lo mismo, hasta qué hora tenía que esperar para acudir a urgencias. Me dijo, con su sequedad inicial, que era relativo pero que se solía decir que había que notar 5 movimientos al día. Nada que ver con lo que había leído pero como no me dio más explicaciones me quedé con la duda.

Al día siguiente tuve la mala suerte de escuchar como un amigo de Papá Pitufo contaba que la mujer de un compañero perdió al bebé estando de 8 meses y que había estado dos días sin notarlo. ¿Era necesario que lo contase? Al comentarlo con una compi ésta me contó el caso de una amiga suya que le pasó ya de 9 meses; se me aceleró el corazón. Y más cuando luego contaron otras compis casos similares. Está claro que son las excepciones pero la realidad es que en España en el siglo XXI eso puede pasar.

Por eso empecé a buscar opiniones sobre las máquinas que venden para escuchar en casa los latidos del bebé. La más conocida es Angel Sound aunque hay otras como Baby Fun o Sonoline. Fui a un par de Carrefour donde en teoría los venden pero nada. La opción es comprarlo por internet. Dudé mucho. Además una compi dijo que la única vez que fue a urgencias en su embarazo fue porque con el aparato no notaba nada y luego estaba todo bien, es decir que no es 100% fiable. Pero ¿y si salva la vida de mi pitufina?

Estaba casi decidida a ello pero logré matar las ansias iniciales y esperarme a hablar con mi gine. Me dijo que no lo comprase, que acabaría obsesionarme (me conoce sólo desde principio de año pero me tiene calada 😉 ) Me escribió y me explicó lo siguiente:

Los movimientos fetales cada persona los nota de una forma diferente, el bebé (sobre todo cuanto más semanas de embarazo) tiene pautas de vigilia-sueño. Lo que me cuentas, es normal que te preocupes, lo de 10 mov en una hora es muy exagerado. Debes vigilarte, y si tienes dudas debes acudir a urgencias. Sobre todo debes conocer cual es el patrón de movimientos de tu pitufina (si está más inquieta por la noche, después de comer, después de ejercicio…) y ver si se modifica ese patrón, pero insisto si tienes dudas debes acudir a Urgencias”. 

Además me mandó una hoja que reparten a las mamis en el Hospital Clínic. Os la dejo por si a alguna os vale.

recuento movimientos fetales

También me comentó que, por norma, las niñas se mueven menos. Lo cierto es que mi pitufina no es la reina de la fiesta. Eso sí, es nocturna. Cuando más la noto es entre las 2 y las 3  y 6 y las 7 de la mañana. Con lo cual me tiene media noche en vela. Aunque ha sido acabar la semana 32 y empezar a notarla mucho más a menudo. No sé si será cuestión de días o ya la tónica.

Notarla, además de la tranquilidad que te proporciona, es un gustazo. Me quedo embobada mirando a la barriga, acariciándola, imaginando que le toco la cara, los pies…Enamorá me tiene.

Anuncios

0 comments on “Contar patadas en el embarazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: