La cuarta semana de mi pitufina: qué hacer cuando un bebé tiene varicela

14 comentarios

A raíz del poco aumento de peso de Pitufina este mes, su primero de vida, nuestras preocupaciones han girado en torno a su alimentación. Confiar en el pecho o descartar la leche materna y darle biberón. Pues bien, todo ello ha quedado en un segundo plano. ¿El motivo?

La varicela.

Un día antes de la visita con el pediatra para evaluar el tema del peso (estábamos tranquilos porque en la farmacia habíamos visto que cogía peso a buen ritmo) amanecí con un susto: mi cuerpo estaba lleno de granos y bambollas. Lo primero que pensé es en que era varicela y me aterró habérselo contagiado a mi pitufina pero Papá Pitufo intentó tranquilizarme diciéndome que seguramente sería un sarpullido producido por los nervios de estas semanas. Quería creerle pero algo me decía que yo estaba en lo cierto.

Pensamos que sería más rápido acudir a urgencias y así poder descartar cuanto antes una infección en la peque. Tras unos 30 minutos me atendieron. Ellos dos se quedaron fuera del hospital porque siendo tan pequeña no queríamos tenerla en la sala de espera, no fuera a ser que cogiera algo.

Me vieron dos médicas internistas que dudaban de si lo que yo tenía era varicela o no. Una decía que estaba casi segura la otra que podía ser…Llamaron a un pediatra porque él estaba más acostumbrado a ver casos de este virus. Comentó que casi seguro que sí, y que mejor tratarlo como tal.

No se pusieron de acuerdo en qué mandarme pero vamos lo que menos me preocupaba no era yo, era la peque. Les insistía en qué hacía con ella y con el tema de la leche. Cómo tenía qué afrontar la varicela en un bebé. Me dijeron que lo suyo era dejar el pecho para poder tomarme antibióticos y porque podía ser que la leche estuviese infectada. Que podía seguir viviendo con ella pero no tocarla ni besarla porque eran las formas de contagio de la varicela. Que si le contagiaba, pues le contagiaba pero que de todas formas, que por si no era varicela pidiese hora con un dermatólogo.  ¿Cómo puede ser que tres profesionales médicos en el S XXI no sepan diagnosticar una varicela?. Se me escapa.

Empecé a llamar a dermatólogos pero como era casi la hora de comer nadie lo cogía. De camino a casa decidimos parar en el ambulatorio para tener otra opinión.

La médica de cabecera no dudó en diagnosticar la varicela pero el único problema que vio que afectase a Pitufina era el tema del pecho. Me dijo que hablase con el pediatra que había en el centro. Éste también dijo que era varicela y que sopesase las ventajas de la leche materna con las de darle biberón para evitar el virus. Que si pasaba a biberón lo consultase con mi pediatra. En lo que este pediatra no coincidió fue en el contagio. Fue el primero de los 5 profesionales que llevaba en menos de 1 hora que dijo que se contagiaba por el aire, que si me quedaba en la misma casa me pusiese mascarilla pero que lo mejor era que no estuviese cerca de ella. No pude evitar ponerme a llorar. Como él dijo: “que todo lo malo que le pase sea esto” pero no quita que me duela pensar en estar alejada de ella.

Llamé al centro donde tenía cita con mi pediatra para el día siguiente y me dijeron que fuera sin problemas en una hora, cuando empezaba consulta. Yo por precaución me quedé en casa. Le dijo a Papá Pitufo que el contagio era por aire y que el protocolo indicaba que había que ingresarla por prevención y tratarla con inmonoglubina. Que de peso iba ya muy bien, pero que ya le haría la revisión más detallada cuando yo estuviera bien y lo viéramos todo con calma. También le dijo que podíamos intentar salvar la lactancia materna, que me sacase leche pero que la tirase. Confía en que como Pitufina ya lleva casi un mes con el pecho no se confunda con el bibe que le den en el hospital y luego se enganche de nuevo. Si hay un protocolo tan claro, ¿por qué el resto de profesionales lo ignoran? Si se tratase de una enfermedad rara lo entiendo pero con la varicela…Un virus que ha provocado la muerte en niños, que ha sido tan controvertido por la retirada de su vacuna y que siga siendo tan desconocido…

INCUBADORA.jpgPero en ese momento el tema de la leche era lo de menos, lo importante era saber si estaba infectada y de ser así tratarla. La ingresaron en la UCI donde Papá Pitufo podía verla media hora por la mañana y otros 30 minutos por la tarde. Ahí le dijeron que la leche, si yo no tenía sarpullido en los pezones, sí que valía, que la fuéramos congelando y se la llevase al hospital. ¿A quién hacemos caso, al pediatra que dice que la tiremos o al que opina que es válida? En caso de duda, ¿la desechamos?.

A día de hoy, mi Pitufina lleva un día ingresada. De momento, todo indica que no está infectada y que está respondiendo bien al tratamiento pero la quieren tener 4 o 5 días más en observación para asegurarse.

Toca esperar tratando de estar lo más ocupada posible para no venirme abajo. Y aún así…

Anuncios

Plural: 14 comentarios en “La cuarta semana de mi pitufina: qué hacer cuando un bebé tiene varicela”

  1. Como te he dicho por twitter, sólo imaginar por lo que estás pasando duele. Todo sea por el bien de pitufina, pero sigo alucinando con la desinformación que hay con el tema varicela.
    Cuidate, recuerda que la varicela la tienes tú… Y verás como antes de que te des cuenta, todo esto habrá pasado y la tendrás a tu lado para siempre. Mucho, mucho ánimooo!!!

    PD: No olvides donde nos tienes pra desahogarte, gritar, patalear, cantar o lo que necesites.

    Besazo!!!

    Me gusta

    1. Sí, lo de la desinformación es flipante. Hay facultativos que me dicen que únicamente evite a embarazadas y otros que no salga de casa.
      Hoy la médica se ha extrañado de que no me dejen ir a verla a través de la ventana, según ella con no tocar no se contagia…

      En fin, a descontar días..

      PD: Lo sé. B7

      Me gusta

  2. Noieta, no has tingut una entrada a la maternitat gens fàcil. Ara hauries d’estar disfrutant de tots els segons al costat de la petita i només fas que patir. Però això us farà més fortes a les dues i de seguida podreu estar juntes de nou. És només una petita pedreta al camí. Espero que us recupereu ben aviat les dues.
    Anims i una forta abraçada.
    Petons

    Me gusta

  3. Yo derribé el mito de que el bebe se confunde tomando pecho y tomando biberón, Pedrito toma pecho, toma biberón con dos diferentes tetinas, una anatómica y otra normal (que tengo varias por mientras esterilizo una usa la otra) y lo menos que está es confundido, es un tragón, así que ánimo

    Me gusta

      1. si quizas depende de cada niño, no quisiera generalizar, pero con él no me sucedió lo de la confusión, quizas porque realmente es un campeon! jaja,por lo menos que sirva para aliviar las culpas de esas que hay muchas en lo que a lactancia se refiere, más cuando hay un tema de enfermedad, yo creo que si pitufina tiene que resignar un tiempo la lactancia materna, luego la podra continuar sin dramas, esto es solo circunstancial…

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s