Hasta el gorro del “a ver cuándo…”

Las Navidades dan para mucho. Para estrenar juguetes (nos hemos hecho con un acopio de juguetes ecológicos), para atiborrarse de comida, para pasar mucho tiempo en familia…Y precisamente ese es uno de los grandes focos de conflictos.
Cuando eres madre primeriza parece que todo el mundo tiene que darte consejos porque claro, tú no sabes lo suficiente. Bienvenidos sean los consejos, cuando son solo eso, consejos pero cuando son críticas camufladas pues hartan un poquito.

Y por más que les digo que cada peque es un mundo y lleva su ritmo, no paran con los famosos: “a ver cuándo…”. Ya sabéis: a ver cuándo habla, a ver cuándo deja la teta, a ver cuándo duerme del tirón, a ver cuándo corre, a ver cuándo crece…Una vez, vale pero cada vez que la ven, lo mismo. UFF.

Si vienen de tu familia como que sientes más cómoda para replicar pero cuando proceden de parte de tu pareja la cosa cambia. Al menos en mi caso. Suelo callar esperando que sea él el que lo gestione. Y normalmente la cosa vuelve a fluir.

La última vez fue por la noche, cuando la peque y yo estábamos acostadas, cuando algunos de sus familiares criticaban la forma en la que yo actuaba con Pitufina: Tienes que decirle que nos la deje más, porque no la suelta”, “ya ves por qué no podemos darle dulce”, “mis hijos han aprendido a beber sin necesidad de gastarse dinero en eso (refiriéndose a la taza antigoteo )…Papá Pitufo no tardó en sacar la cara por mí y decirles que pararán ya, que yo era su madre y la educaba como mejor creía.

Y es que si nos ponemos a opinar/criticar todos podemos hacerlo pero sabes que depende de quién hable las cosas se van a tomar de una forma u otra y pueden olvidarse o recordarse eternamente. Por eso hay veces que te planteas si esa batalla merece la pena pelearla o mejor dejarlo estar. Depende de cómo te coja pues sucede una cosa u otra. Aunque no soy capaz de sonreír. Puedo callar pero mi cara habla por mí.

¿Cómo lo gestionáis vosotras?

dsc09962-2

Comments

  1. En mi caso mama de dos siguen co.o pudiste ver en mi post del lunes. Te entiendo muchísimo y como bien dices cada niño es un mundo. La mía mayor caminó con 10 meses y el peque con 14, hice algo diferente? No! Son distintos. Sigue así! Muak

    1. Gloria says:

      Sí, totalmente identificada con tu post! Gracias por pasarte por aquí! Bs

  2. Marga says:

    Yo he empezado a contestar, como tu dices, cuando es tu propia familia es mas fácil, pero en mi caso es la familia política la que suele criticar todo y opinar de todo y ha llegado un momento en que no necesito que mi marido me defienda, lo hago yo misma. Y siempre termino con la misma frase, a quien no le guste que no mire!

    1. Gloria says:

      No es por necesidad de defensa sino por crear cismas familiares. Pero sí, a quien no le guste que no mire. Bs

  3. Paloma says:

    Yo, por mi manera de ser, paso de contestar. Cada vez que dicen algo, hago como que no escucho y paso. Me he dado cuenta que no hay manera de que les conteste con asertividad, directamente me tiro a la yugular, así que ante eso, prefiero callarme y hacer con mi hija lo que me de la gana. Besos corazón!

    1. Gloria says:

      Sí, yo es que tampoco soy muy moderada. O no contesto o tiro a morder. Gracias por tu opinión. Un beso.

  4. […] Y es que cuando uno es padre/madre aguanta muchas menos cosas. Él se lo dejó muy claro: no quiere que delante de su hija se cuestione la forma de educarla, ni con palabras ni con miradas. Si se hace, la solución será dejar de ir. No creo que se llegue […]

¿Qué opinas?

Responsable » Gloria Martínez.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wp de este blog, dentro de la UE. Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.