Cuando el segundo hijo ni llega, ni llegará

13 comentarios

Es complicado escribir a corazón abierto cuando sabes que hay personas que te leen a las que tus palabras pueden doler. No porque sea un ataque directo, ni mucho menos, sino por el tema a tratar. Por eso, aviso: si estás intentando tener un hijo y te está costando mucho hasta el punto de pensar que puede que no seas madre nunca, no sigas leyendo. Por favor.

Llevo unas semanas raruna y a poco que he escarbado dentro he visto claro el motivo de mi tristeza-enfado: tener un segundo hijo.

Al principio de tener a Pitufina e incluso hasta no hace mucho tenía claro que con un solo peque iba a ser feliz, que tampoco pasaba nada si ella era hija única. Así, ahora todo mi tiempo sería para ella y más adelante podría volver a trabajar fuera de casa. 

Pero eso que pensaba que estaba tan claro, ha resultado que en el fondo no lo tenía asumido, Me estaba convenciendo de ello porque sabía que era lo más probable. Pitufina tardó mucho en llegar a mí. Unos tres años desde que decidimos empezar a buscarla hasta que la tuve en brazos. Otro día hablaré de ello, de cómo logré quedarme embarazada.

El caso es que con 39 años y mi historial (baja reserva ovárica) sé que las posibilidades de tener un segundo hijo son muy limitadas. 

Y por eso, como escribí hace poco en IG, aunque en esto 18 meses que tiene Pitufina los viajes, conciertos y cenas fuera de casa casi han desaparecido, las salidas a comer se han reducido, las horas de sueño han menguado, el tiempo para leer/escribir/estudiar ha escaseado, los largos desayunos de café y periódico se han contado con los dedos de una mano…No los cambio por nada. Tal vez a eso se debe mi deseo por pasar el mayor tiempo posible a su vera, por querer no perderme ninguno de sus avances, de sus gestos, de sus sonrisas, de sus asombros…

Y saber que volver a vivir algo tan maravillosamente intenso es, no imposible, pero sí muy complicado me inunda de tristeza. Y ese sentimiento se acentúa cuando veo pruebas de embarazo positivo de mujeres que ya son mamá, cuando presencio escenas de amor fraternal…

Y sí soy consciente de lo tremendamente afortunada que soy por estar experimentando lo que otras no pueden conseguir (por eso decía que no se siguiera leyendo, porque entiendo que quien no consigue tener a su primer hijo, me lea y piense “que no se queje que al menos tiene uno”), pero eso no ahuyenta mi pena. 

¿Alguna estáis pasando por lo mismo? ¿Soy yo la rara?

Anuncios

Plural: 13 comentarios en “Cuando el segundo hijo ni llega, ni llegará”

  1. Hola guapísima! Hacía tiempo que no hablábamos pero al ver el título de tu post he entrado de cabeza! Llevamos el embarazo a la par y nuestras bichitas nacieron el mismo mes mismo año y ahira al leerte, mesiento muy identificada contigo y con todos los sentimientos que expresas. En mi caso no sé si podría quedarme o no por segunda vez. En mi casi es mi pareja que no lo tiene del todo claro y me da jna làstima tremenda no poder revivir algo tan precioso y enorme como es la maternidad. Como dices en otro post anterior, el bebé desapareció y empieza otra etapa, pero la anterior ya no se podrá repetir. Entiendo perfectamente cómo te sientes, y de rara nada. Ahora tienes que pensar en las próximas etapas junto a vuestra pitufina que seran maravillosas seguro, como hasta ahora. Un besazo enorme!

    Me gusta

    1. Hola, cuánto tiempo!! Sí, a veces no es cuestión de fertilidad sino de otros factores. Me alegra ver que que no soy tan rara. Gracias por comentar. Seguiremos disfrutando de nuestras bichitas. Un beso!

      Me gusta

  2. Hola, te entiendo perfectamente, y nuestras historias se parecen bastante: casi 21 años de conocer a mi esposo, 11 años de noviazgo y a punto de cumplir 10 años de matrimonio, nuestro leoncito llegó a nuestras vidas hace 2 años, a mis 39 años, al igual que tú, después de 3 años de buscarlo.

    Recién nacido mi hijo me sentí muy auto-presionada por recuperarme del parto y recuperar peso para ir en búsqueda del segundo, y en un punto me di cuenta que no estaba disfrutando 100% a mi pequeñito, al que tanto deseé, por estar pensando en el “segundo”, así que tomé esa idea y la puse a un lado por un tiempo.

    Soy muy feliz con mi hijo, a veces me planteo tener otro, sé que no tengo todo el tiempo del mundo para decidirme, pero hay días y días. Realmente, lo que más ocupa mi mente sobre ese tema es el hecho de que sea hijo único, los pros y contras de esa situación.

    Por otro lado, también me gustaría experimentar nuevamente un embarazo, ahora desde la perspectiva de la experiencia ganada, porque para mí fueron nueve meses maravillosos,

    Te comprendo perfectamente y no eres tan rara.

    Abrazos,
    Ana

    Me gusta

    1. Vaya, sí que somos parecidas! Sí, es el no volver a vivir esta etapa tan bonita pero también, y sobre todo, que no tenga herman@s. Aunque es cierto que no se acaba el mundo si es hija única. Gracias por comentar y hacerme ver que no soy tan rara. Un abrazo Ana.

      Le gusta a 1 persona

  3. Ayy! No se pq dices que no llegará.. .ignoro si te quedan congelados (imagino q no) o es que de verdad es q el tto es tan caro y da tanto miedo no conseguirlo y encima haberte gastado ese pastizal… Muchos ánimos!!

    Me gusta

    1. No, ninguno. Además si mi reserva ovárica era baja hace unos años ahora debe de ser casi inexistente. Habría que plantearse otras opciones. Además es un dinero a fondo perdido que puede venir muy bien para el futuro de Pitufina. Son muchos factores y depende del momento piensas ¡p´adelante! o ¡asume lo que hay!. Gracias por comentar.

      Le gusta a 1 persona

  4. Ay cariño! Cómo te entiendo. Incluso yo, que tengo 7 embriones congelados, no sé si podré ser madre por el tema de la menopausia precoz en mi familia. A mi edad muchas de mis tías ya no pudieron tener más hijos. Cuando nació bebé pingüino dejó de ser una preupación. Llegó él y me bastaba. Reconozco que yo siempre había hablado de familia numerosa, claro que al ser madre soltera la cosa se complica. Como digo, cuando nació él lo tuve claro. ¿Acaso iba a poder querer a otro bebé como lo quiero él, hasta desbordarme? Pues no sé, pero lo miro y no quiero que crezca solo. No tiene familia paterna obviamente, y yo no tengo hermanos. Osea que el día de mañana estará solo y no me gusta. Creo que de momento estoy intentando no pensar demasiado en eso. Si el día de mañana la economía (y mi cuerpo) me lo permiten quizás lo haga, más por él que por mí. Entiendo que también debes estar pasando por la fase de que tu pitufina ya no es un bebé y supongo que también hay una parte de nostalgia. Mucho ánimo bonita. Y no te sientas sola porque no lo estás.

    Me gusta

    1. Gracias, cielo. Siete congelados! Qué bien. Eso en parte, te dará tranquilidad. Aunque es cierto que cada casa y cuerpo es un mundo. Qué complicado es todo. Mejor no pensarlo y seguir disfrutado intensamente de ellos pero a veces es inevitable pensarlo. Un beso.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s