Reflexiones maternales

Cuando la maternidad no es para ti: ¿Y si no valgo para ser madre?

Estos días, Pitufina, la perra y servidora estamos en casa de los abuelos porque Papá Pitufo se ha ido a trabajar fuera. Y aunque estoy a cuerpo de reina, gracias a que mi madre se ocupa de la comida, casa, entretiene a la peque…y mi padre me ayuda con la perra, no estoy bien.

Pensaba que estos días me vendían genial porque además de lo escrito, estoy aprovechando para quedar con amigo@s y airearme un poco pero lo cierto es que me siento triste/enfadada/desbordada.

Tal vez la mejor palabra sea esa, desbordada. Sobre todo por los sentimientos que albergo. 

No sé si es porque ha coincidido con una crisis-fase de Pitufina (está muy dependiente de mi, llora cuando me voy…; algo que ya creía superado); o que desde que dice mamá no para de llamarme (y por muy bonito que sea hay veces que me taparía los oídos y desaparecería unos minutos); o que vuelve a despertarse una o dos veces por las noches; o que me agobio pensando en todos los trámites que tocan pasar cuando estemos en Alemania (sobre todo lo referente a la peque); o que Papá Pitufo no comprenda que prefiera que estemos en casa de mis padres que solas en nuestra ciudad cuando el no está…El caso es que hay veces que me desbordo y pierdo la paciencia con Pitufina.

Y claro, luego me siento como el culo. 

En esos momentos de mierda, llegas a pensar si la maternidad es para ti, si aunque es cierto que nadie está preparado para ello, yo no sirvo. Si no valgo para ser madre o si soy una mala madre por enfadarme con ella, porque además es un sol. 

Olvido que es un bebé de 18 meses y no una adulta pequeña, que es normal que me busque en todo momento, que es lógico que quiera tocar, experimentar…, que al igual que nosotros a veces tiene más o menos apetito, que no tiene la culpa de pasar malas noches, que como todos a ratos está más tranquila y otros es un terremoto que se enrabieta fácilmente 

Y olvido todo eso y por mi mente pasan pensamientos del tipo: ¿por qué te lamentas de no tener un segundo bebé si no eres capaz de criar a uno?

Y la miro y la compadezco por la madre que le ha tocado, porque ni por asomo cuando ella tenga un hijo (si es que quiere/puede) voy a ser capaz de ayudarla como mi madre hace conmigo; porque merecería una madre más valiente, más paciente…

Y entonces me desahogo sola, llorando o escribiendo como ahora, y luego la busco y le pido un abrazo fuerte. Y le pido perdón por haberme enfadado. Y a veces hay acaba todo, pero otras al rato se repite la crisis. Y me pregunto cómo lo harán esas madres de IG que con dos o más hijos siempre están perfectas y hablan continuamente de lo happy que son. Que entiendo que no quieran compartir penas pero ayudaría dar una imagen real de la maternidad, porque tiene muchas luces pero también sombras y si nunca las ves cerca te asustas más ante las tuyas. 

Por eso, aunque creo que me ha salido un post demasiado personal, lo cuento. Por si a alguien le ayuda. Que de eso se trata, de compartir las vivencias de la maternidad. Las buenas, pero también las malas. La maternidad real.

 

Anuncios

11 comments on “Cuando la maternidad no es para ti: ¿Y si no valgo para ser madre?

  1. Jo Gloria. Me has sacado lagrimilla en los 2 últimos post. Estoy pasando exactamente por lo mismo. Tengo un bajón existencial importante. Me siento mala madre por tema paciencia y demás, lo de no volver a ser madre me da mucha pena aún sabiendo q no sé si sería capaz si apenas puedo con uno y eso que Eloy nunca ha sido muy dependiente de mi, duerme por las noches… Quizá que el trabajo no vaya bien no ayuda a que yo esté bien pero como entiendo cada una de tus palabras!!! Mucho ánimo que lo estás haciendo genial.

    Me gusta

    • Mil gracias por decírmelo. Ayuda mucho el sentirse acompañada. No sé cuál será la solución. Supongo que se trata de una racha y que debemos de relativizar lo máximo posible. Un beso.

      Me gusta

  2. Yo a veces también me lo pregunto. No tengo paciencia (nunca la he tenido) y, aunque intento desarrollarla desde que soy madre, a veces las fuerzas fallan y la pierdo. Estás hecha para ser madre, nadie que haya luchado para conseguirlo puede ser mala madre. Y serás una gran abuela, porque para tu hija tu eres la mejor. Un besazo

    Me gusta

  3. Bufff, últimamente me siento casi todos los dias así, si no es una es la otra, lloran, patalean y yo pierdo los nervios más de lo que me gustaría. No sé si existirá de verdad esa maternidad tan… perfecta, pero desde luego que yo tampoco soy así.
    Y sí, también me he compadecido de ellas por tenerme como madre, pero cuando pasa el “calentón” pienso en lo que nos costó llegar a ellas y las miro y se me pasa.
    La maternidad es muy dura, más de lo que puedes llegar a pensar, por mucho que te hubiesen avisado, pero nosotras somos las mejores madres para ellas.
    Todo pasa, esto también y luego hasta lo echaremos de menos.
    Un beso.

    Me gusta

    • Sí, eso es lo que siempre intento pensar, que todo pasa. Lo malo también. Y seguro que luego tiraré a faltar mucha de esa dependencia de ella o mil cosas más. Gracias por compartir. Un beso.

      Me gusta

  4. Gloria, Estoy segura, que como te han dicho, eres la mejor madre para tu hija. Sé que hay momentos difíciles, aunque no lo cuenten, a todas nos pasa. Yo muchas veces me pregunto si podré tener un segundo hijo si apenas puedo con todo lo que tengo encima siendo solo una. Y me tengo que recordar mil veces al día que es un bebé y que depende por completo de mi aún, así que todo lo que hace es por eso, por que yo soy su apoyo en este mundo. Pero eso no quiere decir que no esté exhausta y no tenga apenas fuerzas para manejar mis sentimientos.
    Solo puedo repetirme mil veces que esto es una etapa de mi vida y que debo aprender de ella y seguir adelante. Llegará el momento en que todo pase y nuestros pequeños ya no sean tan pequeños. Mucho ánimo guapa y todas pasamos por momentos así. Un abrazo fuerte!

    Me gusta

  5. Hola guapa!
    Acabo de llegar a tu blog en búsquedas en un ratito de relax que me han dejado mis pequeños demonios…no se si leerás esto ya que es una entrada antigua pero…aun así trataré de escribirte.
    Tienes una pequeña de año y medio, que ha empezado a descubrir este lugar llamado “mundo”, y debo decirte que esto ( su inquietud, sus ganas de descubrir mundo, sus rabietas…) todo esto, va a más, por muchos años. Así que lo primerísimo, supongo, que es hacerse a la idea.

    Tienes una cosa MUY BUENA, y es que te sientes mal por perder la paciencia. Eso, el ser consciente, es el primer paso para cambiar. No hablo sin saber, en este post, yo me he sentido identificada como mi yo en mi primer año de maternidad. Frustrada, estresada, con ganas de dejar a mi hijo en cualquier sitio para poder desahogarme. Llorona, desmotivada…podría seguir.
    No vale la pena, por ti y por tu hija. Pero sé que no es suficiente saber que no vale la pena, si no aprender a reconocer las herramientas que te harán sentir mejor como persona y como madre.

    En mi caso, me di cuenta que necesitaba tiempo para mi. Para mis amigos, familia, un trabajo…no ser SOLO MAMÁ. Dejé de sentirme mala madre por dejar a mi hijo a cargo de una canguro una vez cada 15 días. Dejé de sentirme culpable por salir una tarde a tomar algo con mis amigos, dejé de sentirme culpable por tomarme una hora al día para mi, para maquillarme, peinarme y ponerme guapa.

    Y entonces, poco a poco, dejé de chillar. Dejé de frustrarme, Dejé de hacerle sentir mal a mi hijo con mis broncas, y por ende, dejé de sentirme mal conmigo misma.
    No digo que ESTO sea lo que tengas que hacer tú. Te recomiendo un rato contigo misma, ver qué echas de menos en tu vida, qué te gustaría hacer…como puedes sentirte bien contigo misma ( porqué te digo una cosa y que me juzgue quien quiera…) primero VAS TU, porqué tu felicidad o tristeza, es lo que tramites a los demás.

    Te mando un abrazo MUY FUERTE, si quieres, pásate por mi blog, y si te gusta, podemos hacer feedback!!

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias por tus palabras!! Creo que tienes razón, es importante sacar tiempo para nosotras y no culpabilizarnos por ello. Voy a leerte! Un abrazo

      Me gusta

  6. Pingback: Diferencias entre embarazos: ¿querré menos a mi segundo hijo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: