Mamás españolas en Alemania Vivir en Alemania

Mamá española en Alemania: Jennifer

Las entrevistas a Rafa (Vente p´Alemania, Pepe) y Elisabet (Crónicas Germánicas) me sirvieron para aclimatarme a la nueva vida en Alemania, a perder el miedo a la desconocido, a informarme sobre los trámites a seguir, a pensar en las oportunidades que pueden surgir…

A raíz de esos posts, pensé que sería buena idea adentrarse un poco más y centrarme en lo que puede que sea lo que nos preocupe a todas las que emigramos allá: la vida como mamá en Alemania. Está claro que lo fundamental no depende del país en el que estemos: amor del bueno. Pero luego, el día a día no siempre es fácil. Para intentar que sea algo menos difícil,  inauguramos una nueva sección en blog: Mamás españolas en Alemania. 

La idea es que entre todas podamos ayudarnos, sobre todo en los temas que más nos preocupan a las mamás cuando emigramos: la sanidad y la educación de nuestros peques. 

Y lo hacemos con Jennifer (mama_en_frankfurt, en IG), una catalana (Girona) de 32 años, mamá de tres peques: Marwan cumplirá los 10 años en octubre. Adam acaba de celebrar su séptimo cumpleaños, y Anuar (que nació en Alemania) hará 2 años en unos días. En agosto, dará a luz a su princesa, Aisha. 

En su caso, la llegada al nuevo país no fue por trabajo. En 2014 llegaron de vacaciones, con solo dos maletas y con la idea de quedarnos si les gustaba. ¡Y en Alemania siguen!

¿La conocemos mejor?

¿Cómo recuerdas los inicios en Alemania?

Los primeros dos meses fueron estupendos, era como estar de vacaciones permanentes. Era verano y hacíamos muchas actividades con los niños. Como decidimos que nos quedábamos, empezamos a buscar trabajo y vivienda. El trabajo no fue problema, en diez días mi marido estaba contratado, pero el tema de la vivienda se complicó más. Tardamos dos meses y tuvimos que buscar fuera de Frankfurt. A raíz de eso, tuvo que dejar el trabajo ya que hacía turnos y por las noches no había comunicación en transporte público desde nuestro pueblo. Enseguida encontró un nuevo trabajo que resultó ser una estafa en la que varios españoles se vieron afectados. Afortunadamente el estado alemán nos apoyó económicamente un par de meses, en los que aprovechamos para iniciar nuestro negocio.

En cuanto a los niños, al mayor le costó mucho adaptarse al colegio al principio. Se sentía discriminado y muchas veces le pegaban. Aprendió a hablar alemán en unos tres meses y la situación mejoró muchísimo. El mediano tenía cuatro años y estaba en casa con nosotros, no comenzó la guardería hasta el curso siguiente.

Dos temas que preocupan a las que emigramos como mamis son la educación y la sanidad.

  • Desde mi punto de vista como maestra de primaria, la educación aquí no tiene punto de comparación con España. Comentarte que yo empecé a trabajar en España con muchas ganas, había sido mi vocación desde que tengo uso de razón, pero ver el sistema educativo desde dentro me bajó de mi nube. La educación en España está ligada al partido político de turno, lo cual hace que no haya unas bases sólidas ya que cambian las leyes y los métodos educativos a cada poco. Mi desilusión fue tal que dejé la docencia en 2010 y saqué a mi hijo mayor del colegio, en ese entonces todavía cursaba educación infantil.

Estuvimos haciendo escuela en casa hasta que nos vinimos a Alemania y disfrutamos muchísimo ese periodo. En Alemania, la asistencia al colegio es obligatoria, así que no nos quedó otra.

El sistema educativo aquí es muy distinto, los niños comienzan la escuela entre los 6 y los 7 años sin haber aprendido a leer y a escribir en la guardería. El momento en el qué comienzan lo determina la madurez del niño. En nuestro caso, el mayor entró con 6 a punto de cumplir los 7 pero hizo un primer curso de adaptación para aprender el idioma. El mediano, a pesar de haber aprendido el idioma en la guardería, comenzará el curso que viene con 7 años. Decidieron darle un curso más de tiempo en la guardería para que tuviese una base sólida de alemán y no arrastrase carencias.
Esto no lo tienen en cuenta en España, allí todos entran en el año que les toque, estén o no preparados. Muchos niños comienzan educación infantil sin tener los tres años, en muchos caso, teniendo que dejar el pañal repentinamente y madurando forzosamente para adaptarse al grupo.

  • Sobre la sanidad, por mi experiencia, lo equiparo al sistema privado de salud en España. Has de pagar un seguro obligatorio, en el caso de estar trabajando por cuenta ajena lo paga el empleador y si no trabajas o eres autónomo, lo pagas tú. Lo bueno que tiene es que puedes escoger al médico que quieras, en la zona que quieras y si no te gusta, te puedes cambiar sin dar explicaciones. En referencia al pediatra, en nuestro caso hemos tenido la dificultad de que el único pediatra de nuestro pueblo está desbordado de pacientes y no aceptaba pacientes nuevos cuando llegamos, así que nos hemos de desplazar hasta Frankfurt con la pediatra anterior. Como en todas partes, hay médicos mejores y otros que no gustan tanto, pero como digo tienen solución cambiando de doctor o centro médico.

¿Qué nos puedes decir de las guarderías/coles?

En referencia a los colegios y guarderías no puedo generalizar porqué solamente conozco los de mis hijos, pero estoy muy contenta. En el colegio, los grupos clase están menos saturados que en España y dan importancia a las individualidades de cada niño.

En la guardería no van separados por edades, si no que están todos los niños de 3 a 7 años mezclados. Lo cual es muy positivo, puesto que es una buena forma de socializar y es el objetivo que tiene la guardería en Alemania. En la de mi hijo siguen el método Montessori lo cual fomenta la independencia del niño y el aprendizaje espontáneo.

¿Y de los pediatras?

En Alemania a los niños les hacen controles periódicos bastante más exhaustivos que los que se llevan a cabo en la seguridad social de España. También he de recalcar que todas las medicinas y vacunas que necesite tu hijo hasta los 18 años, están cubiertas por el seguro y no pagas nada al recogerlas en la farmacia.

Lo qué me chocó es que hay un control por parte del estado. Cada vez que a tu hijo le toca un control, te llega una carta con el plazo que hay para realizarlo. Después, el pediatra o tú, según como lo tengáis organizado, han de devolver la carta sellada conforme el niño a acudido al control periódico. Si no asistes a los controles, puedes tener problemas.
Estás esperando a la princesa de la casa. ¿Es diferente un embarazo en Alemania que en España?

¡Sí! Después de tres niños, la princesa de la casa viene en camino.
En Alemania puedes escoger qué tipo de seguimiento del embarazo deseas. Puede hacerte el seguimiento un ginecólogo, puedes optar por que lo haga una matrona (acudiendo a las ecografías a un centro especializado) o si lo prefieres, pueden llevarte el embarazo ambos a la vez.

De la misma forma, puedes escoger si quieres dar a luz en el hospital, en tu propia casa con una matrona o en una casa de partos regentada por matronas.

Por lo general, el seguro cubre una ecografía por trimestre como en España pero muchos ginecólogos tienen convenios con los seguros y te hacen ecografías en cada visita, la mayoría son en 3D. Los controles rutinarios son cada cuatro semanas y a partir de la semana 29, cada dos semanas.

Algo que me sorprendió es que los análisis no los hacen en ayunas, lo cual se agradece mucho.

Por último, ¿qué consejos darías a las mamás que vamos a emigrar a Alemania?

Lo más importante es aprender alemán, nosotros nos vinimos con cero de alemán y es muy frustrante tener que depender siempre de alguien para todos los trámites (este es el país del papeleo por excelencia).
Justo ahora, tres años después, estamos empezando a poner hacer gestiones solos aunque todavía acudimos al médico, pediatra, gestor… que hable español.

Por los niños que no se preocupen, ellos son esponjas y aprenden el idioma rápido. Os sorprenderá que se adapten a la nueva vida antes que vosotros. Los mios ya juegan entre ellos muchas veces en alemán y alguna vez los he escuchado hablar alemán en sueños.

Es importante que ambos estéis decididos a emigrar, habrá momentos de bajón, de querer tirar la toalla y regresar a casa y es importante el apoyo de la pareja en esos casos para volver a subir a flote.

Nosotros, a pesar de los momentos duros, estamos contentos por haber dado el paso y si algún día regresamos, siempre nos quedará una bonita experiencia para recordar.

Espero que te sirva, no se si me he enrollado mucho jejeje

         ……               ……            ……

No lo has hecho. Claro que me sirve y espero que a muchas otras mamás españolas en Alemania, también. ¡Muchas gracias, Jennifer!

Anuncios

2 comments on “Mamá española en Alemania: Jennifer

  1. Pingback: Mamá española en Alemania: María

  2. Pingback: Mamá española en Alemania: Jessica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: