Así viví mi FIV (III): Punción y transferencia embrionaria

Un comentario

Después de los pinchazos, llegaba el momento de la punción…Nervios, esperanza…Pero sobre todo mucha positividad y eso es lo que quería transmitirles a mis polis. De hecho, les escribí una carta. 

Queridos folis,

Hasta hace poco más de una semana eráis unos desconocidos para mi (os habló en masculino pero me dirijo a príncipes y princesas) y ahora sois lo que ocupa todo mi pensamiento.

Me dicen que me relaje, me distraiga y que esté positiva pero que todo puede pasar…Que sois 7 pero “gorditos” sólo 5 y que se confía en que 3 estéis listos para volver a mi.

 Sí, digo volver porque el lunes saldréis de mi. Me sedarán y os extraerán. Pero no os asustéis, no estaréis solos. A vuestro encuentro acudirán los mejores soldaditos de vuestro futuro padre. Junto a ellos, sé que haréis lo posible  para que el jueves dos de vosotros os reencontréis conmigo. Ese día, ya sin anestesia, veré cómo entrais en mi. ¡Qué emoción!.

Los que ese día no podáis, no os preocupeis. Os guardarán con mucho mimo para que en un futuro podamos volver a vernos.

Os espero.

#ánimofolis

Punción folículos en tratamiento FIV

 

Estaba algo nerviosa, no por la anestesia en sí (el proceso es similar al del legrado por el que ya pasé) sino por pensar que si salía mal habría que volver a pasar otra vez por todo ello, con lo que supone física, psicológica y económicamente.

La punción duró unos 30′. Me pasaron a quirófano, me pusieron el gotero y empecé a ver cómo el techo daba vueltas. Sabía que me dormiría. En esos escasos minutos tanto las enfermeras como el gine estuvieron pendientes de mi. Me sentía arropada.

Cuando desperté ya estaba en la habitación donde estaba esperándome mi pareja.

En principio contábamos con 7 folículos pero solo 5 “gorditos”. El gine contaba con sacar 3 y así fue. Él dijo que habían conseguido tres buenos. Se le veía contento.

Al día siguiente me llamaron de la clínica. Primero lo hizo una enfermera para ver cómo me encontraba. El primero lo pasé en la cama, tal y como me aconsejaron, pero no tuve grandes dolores por lo que no me tuve que tomar analgésicos.

Luego telefoneó la bióloga. Me explicó que de esos 3, sólo dos estaban maduros pero los dos habían fecundado bien. 

Ahora faltaba esperar a ver cómo se desarrollan y de qué calidad son (de la A a la D). Eso lo sabríamos el día de  la transferencia.

Mientras, cada 12h progesterona vía vaginal.

Nervios.Ilusión.Confianza. Energía positiva a raudales.

Transferencia embrionaria 

Cuando llegamos a la clínica, pedí que por favor me dejasen ir al water (has de estar dos horas antes sin orinar porque necesitan la vejiga llena). Me dejaron pero sólo si era capaz de cortarlo. Lo hice pero seguía sintiendo que mi vejiga iba a estallar. Y aún más cuando la enfermera que me había dejado ir al servicio, al verme salir, me dijo “has de seguir bebiendo agua”. Lo pasé peor ese rato que con los pinchazos. 

Pasamos a consulta. No me podía ni sentar de las ganas de orinar que tenía. Mi gine me pregunto cómo estaba y le solté “con ganas de mear, no puedo más”. Su respuesta fue: “Eso es lo que queremos oir…pero te has de esperar unos 20 minutos más”. Creía que no iba a poder. Mear era mi único pensamiento hasta que la bióloga entró en la consulta y nos dio la buena noticia: los dos embriones eran de calidad A (eso implica las probabilidades de implantación) y nos enseñó un vídeo que en 20 segundos resumía el proceso por el que habían pasado desde la punción.

Estos eran bichejos 1 y 2

bichejo2bichejo1

A continuación, a quirófano (sin anestesia). Con toda la delicadeza del mundo me insertaron mediante un catéter a los dos embriones, mientras yo veía cómo se asentaban (aunque mi mente estaba concentrada en aguantar el pis).

Este fue el resultado:

ambos

Tras unos minutos de reposo en la camilla (es importante que no te levantes, ni vayas al water…) me dieron el alta. Dos días de reposo y tranquilidad y nueva cita para un control dentro de unos días y un test de embarazo en dos semanas.

Tocaba esperar….

Anuncios

Singular: 1 comentario en “Así viví mi FIV (III): Punción y transferencia embrionaria”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s