Embarazo Reflexiones maternales

Diferencias entre embarazos: ¿querré menos a mi segundo hijo?

Aunque este es mi tercer embarazo (el primero acabó con un legrado en el segundo mes), me refiero a él como el segundo porque en el primero no llegó a haber embrión. Un segundo embarazo que dista mucho del de Pitufina. Diferencias que hacen que llegue a pensar si debería de estar más contenta o si, incluso, querré menos a Pitufín.

Diferencias físicas entre el primer y segundo embarazo

Aunque con ella también tuve algunas molestias, nada que ver con éste. No sé si es porque es chico o porque a mi cuerpo ahora le ha dado por tener todos los síntomas que no tenía en el anterior, pero lo cierto es que con Pitufina solo vomité un día (en la semana 8; hasta entonces, cero síntomas) y con Pitufín, hace dos días (semana 16+4) después de desayunar, de repente, me bajó la tensión a 8/4, era incapaz de moverme, vomitaba…

El primer trimestre de este segundo embarazo ha sido bastante más movido que el primero. Es verdad, que dado que con el primero no tuve ni angustias ni vómitos, a nada que haya tenido ahora todo se acentúa. Pero han sido muchos los días de pasar malos momentos, sobre todo a última hora de la tarde, cuando las angustias y los mareos hacían acto de presencia. 

Y pensaba que con el segundo trimestre se pasaría, pero visto lo del otro día…

Otra de las diferencias entre un embarazo y otro es la velocidad con la que cree la barriga. Tengo con cuatro meses la barriga que en el anterior tenía con seis. He leído que es bastante común dado que los músculos del abdomen están más relajados. 

Pero vamos, estas diferencia me pueden resultar más molestas pero no me preocupan. Las emocionales, sí.

Diferencias emocionales entre el primer y segundo embarazo

Recuerdo que con el embarazo de Pitufina cada minuto que disponía libre lo empleaba en leer sobre todo lo que estaba pasando en mi cuerpo, sobre cómo cuidar de ella, cómo educarla, qué comprarle…Ahora, el poco tiempo que tengo libre lo empleo en descansar o en estudiar alemán. Y si leo algo es una novela, algo que me evada un poco. ¿Por qué? Pues supongo que porque la incertidumbre de la primera vez ya no está pero me entristece esa falta de motivación.

Aunque el embarazo de Pitufina lo viví con mucho más miedo que éste, principalmente porque estaba convencida de que era mi única oportunidad de ser madre, también es cierto que pensaba en él a todas horas. Miraba cada dos por tres las aplicaciones que te indican semana a semana los avances en el embrión/feto. Ahora, cuando lo miro es porque dudo de en que semana de embarazo estoy. Es como si olvidara que estoy embarazada

Y todo ello me hace sentir mal porque cuando me enteré de que estaba embarazada lloré de la emoción. No podía creérmelo. Me parecía un milagro maravilloso. Y en cambio, no lo estoy viviendo con la intensidad que se merece. No pienso en él a todas horas, no le hablo ni le toco cada dos por tres…Dudo de que le haga la cantidad de fotos que le hice a Pitufina, que le compre tantas cosas (ni siquiera estoy haciendo un diario de embarazo), y es evidente que no le voy a poder dedicar el mismo tiempo. Y aunque serán sus primeras veces no serán las primeras veces que yo viviré eso como madre. Me da miedo que me haga emocionarme menos, que al no poder estar solo con él las 24h el vínculo que se cree sea menor que el que tengo con Pitufina. 

Dicen que hay amor para todos, y que no se quiere más a un hijo que a otro pero ¿y si en mi caso no es cierto? ¿Y si inconscientemente le culpo de no poder dedicar tanto tiempo a Pitufina? ¿Y si Pitufina me necesita más de lo que yo le puedo ofrecer porque ya no estaré solo para ella? ¿Y si no soy una buena madre? ¿Y si no valgo para ser bimadre?

Contadme, ¿os ha pasado lo mismo?

 

Anuncios

4 comments on “Diferencias entre embarazos: ¿querré menos a mi segundo hijo?

  1. Mamá Pingüino

    Pues claro que vas a ser una gran madre! Quizas es porque ha sido sin esperarlo, casi habías cerrado esa puerta! A mí me pasó con bebé pingüino. Con el tema de los manchados del primer trimestre lo vivo de forma muy poco intensa. Cuando lo disfrute más fue al final. En cuanto a los síntomas, no tiene nada que ver con que sea niño. Yo no tuve ningún síntoma: mareos, vomitos… Nada. Lo que pasa es que dos embarazos no son iguales y además a éste tienes que sumarle el cuidado de una bebé, todo el tema de la mudanza y el estar en una nueva ciudad y país. Vamos, que es todo un jaleo! Seguro que poco a poco te encuentras mejor. Mucho animo cariño!

    Le gusta a 1 persona

    • No lo sé. Las primeras semanas estaba en una nube pero ahora, hay veces que hasta dudo de en qué semana de embarazo estoy y eso con Pitufina era impensable.
      Tengo ganas de empezar a notar sus movimientos para ver si así conecto con el pobre.
      Muchas gracias, guapa!

      Me gusta

  2. Vas a ser una bimadre estupenda. Lo estás demostrando con Pitufina y con Pitufino va a ser igual. Supongo q estar menos pendiente es normal ya que antes eras primeriza y ahora ya sabes todo o casi todo del primer embarazo. Normal que tengas esos miedos, yo también los tendría seguro pero en serio, solo hace falta ver lo buena madre q eres para saber que lo seguirás siendo. Muchos besos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: