Crianza Reflexiones maternales

¿Los hijos unen o separan?

Antes de estar embarazada había escuchado a un par de amigas decir que los hijos, al contrario de lo que se piensa, no unen sino todo lo contrario. Son motivo de distanciamiento en la pareja. 

Y me llamaba la atención porque precisamente esas dos amigas llevaban años con sus parejas y siempre las veías felices. De hecho, una de ellas me dijo que hasta que no tuvo a su primera hija nunca había protagonizada una discusión con su marido. 

Recuerdo que cuando comentaba esto con PapáPitufo decíamos que lo mejor era sentar unas bases educativas para caminar en la misma dirección. Pero como siempre, la ignorancia es muy atrevida y no tiene nada que ver que te lo cuenten con vivirlo. 

Discusiones por los hijos: motivos

Nosotros en los casi ¡veinte años! que llevamos juntos hemos pasado por periodos felices y otros de crisis. No puedo decir que no hayamos discutido hasta tener a Pitufina pero es cierto que desde que somos tres (cuatro con la perra) las discusiones son más frecuentes. 

Los motivos, varios: 

  • El cansancio. Sobre todo durante el primer años. Tras los primeros meses en los que estás en una burbuja y parece que la pareja es más fuerte, la rutina de pañales, baños…se instala y lo abarca todo. Y el sentir que no tienes tiempo para ti unido al cansancio por las noches en las que más de dos horas seguidas no duermes, es una bomba de relojería. Y siempre uno piensa que tiene más motivo que el otro para quejarse. 
  • Discrepancias. A pesar de que hayáis sentado las líneas bases sobre las que queréis educar a vuestro peque (teta, guardería, televisión…) el día tiene muchas horas y con ellas miles de ocasiones en las que puede que no actuéis igual. Y conforme crece la criatura, más. 
  • Familia. Especialmente suegras, aunque también cuñados (y a las pruebas me remito). Hay veces que por querer defender a nuestra familia olvidamos que ahora tenemos otra familia, la que nosotros hemos decidido formar y cuya opinión en la crianza es la más importante. 

Cómo evitar y solucionar las discusiones por los hijos

Una vez que tengamos claro que se trata de una crisis y no de una separación hemos de intentar solucionarla. Para ello, podemos optar por acudir a un especialista. También hablar de ello con nuestra pareja. La comunicación es lo principal. Además, no olvidarnos de:

  • Dedicar tiempo solo a los dos. No, no es fácil encontrarlo. Principalmente si vives en una ciudad lejos de familiares que se puedan hacer cargo de los peques. Cuando ellos duermen es el tiempo que tenemos para nosotros dos. No hay más. Seguramente estemos cansados y lo que más queramos sea dormir. No pasa nada. Pero si eso es siempre, la relación se irá resintiendo. No se trata solo de relaciones sexuales sino también de hablar tranquilamente sin tener que cortar las frases para atender a tu peque. También puedes contratar una canguro, al menos una vez al mes para salir a cenar a solas con tu pareja. 
  • Ponerse en el lugar de otro. Empatizar. Cuando estamos en medio de una crisis tendemos a pensar que nosotros tenemos la razón, que somos los que más cansados estamos, los que más responsabilidad acarreamos. No vemos lo que la otra parte hace. O tal vez sí pero desde nuestra perspectiva. No desde la suya. 
  • Recordar lo bueno de la otra persona. Tal vez tengas que hacer mucha memoria para recordar los buenos tiempos o puede que no sean tan lejos. Si es necesario escribe en un papel las cualidades que te gustan de la otra persona, las que te enamoraron. 
  • Saber cuándo merece la pena discutir y cuando es mejor callar. No todas las batallas merecen la pena pelearlas. Hay veces que es mejor tragarse el orgullo y no seguir discutiendo. Ceder no tiene porque significar perder. 

Y vosotr@s qué pensáis, ¿los hijos unen o separan?

Anuncios

5 comments on “¿Los hijos unen o separan?

  1. Totalmente de acuerdo contigo. Nosotros hemos discutido más teniendo hijos. Los primeros meses por agotamiento y de ahí en adelante casi siempre es por la educación, la tele y esas cosas. Pero al final creo que hay que intentar tomarse todo con algo más de humor y ser más flexible, empatizar es la clave! También es necesario tiempo a solas, aunque cueste, pero creo que es fundamental tener ratos de conversación y disfrute juntos. Un abrazo guapa!

    Me gusta

  2. Qué post tan bueno. Me apunto alguna que otra cosa

    Me gusta

  3. Pingback: Emigrar, una prueba de fuego para la pareja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: