Crianza Embarazo Lactancia y alimentación sólida

El embarazo trajo el destete

Como ya os conté hace casi un años que pusimos en marcha el método padre para conseguir el destete nocturno.  Desde entonces las noches son infinitamente mejor. Seguimos colechando pero, salvo algunos terrores nocturnos, dormimos del tirón de 9:30 a 7:30. 

No teníamos pensado destetarla pero con el embarazo de Pitufín todo se ha precipitado y tras 23 meses de lactancia materna el destete se ha hecho realidad

Si al principio del embarazo el reclamo de la teta por parte de Pitufina aumentó de forma exagerada, al cabo de unas semanas sus tomas volvieron a la habitual: al despertarse y para dormirse tanto con la siesta como por la noche. La mayoría de las veces no se dormía con la teta sino que mamaba y luego le contaba cuentos o hablábamos y se quedaba dormida. 

Y así seguíamos sin mayores problemas. Tenía asumido que haría tándem. Pero hace un par de semanas que todo cambió.

Cómo hicimos el destete total

En nuestro caso todo empezó a raíz de un constipado de Pitufina. Tenía muchos mocos, y unidos a mis pezones más sensible por el embarazo, al mamar me hacía daño. Un día, a la hora de la siesta le dije que no podía tener teta porque le hacía daño a causa de los mocos, protestó un poco pero pareció que lo entendió. De hecho, cuando llegaba la hora de la siguiente toma y decía “teti”, en cuanto yo le decía que no podía por los mocos ella contestaba “mañana”.

Así pasaron los días. Sin llantos. Sin enfados. Cuando llevábamos una semana y me lo pidió le contesté que no, que había que dejarla descansar para que cuando naciera el bebé porque si no ya no quedaría leche para él. Está tan ilusionada con Pitufín que le pareció bien. 

Y así, de forma tranquila acabó nuestra lactancia materna tras 23 meses. Una lactancia que empezó con muchos problemasque atravesó varias crisis. Fueron muchos los momentos en los que pensé que no sería capaz de seguir adelante. Pensé que no llegaría ni a los cuatro meses pero yo creo que mi convencimiento de que era lo mejor para Pitufina y de que sí o sí lo iba a conseguir (creo que ahí influyó el haber leído en varias ocasiones el libro de Carlos González) hizo posible llegar hasta aquí. 

Sentimientos y reacciones después del destete

Si bien siempre deseé un destete respetuoso donde ella no sufriera lo cierto es que aún habiendo sido así me ha quedado un sentimiento agridulce. Como si se la hubiera quitado antes de tiempo. Ella ya no la pide, de hecho cuando le digo de ir a dormir dice: “teta no, bebé, nena mucha”. Y se me cae el alma a los pies. Es un solete de niña.

Aunque es verdad que estoy a tiempo de seguir con la lactancia, y de hecho alguna vez lo he pensado de la pena que me daba, creo que después de haber estado una semana sin teta y que todo haya ido tan bien es una pena volver porque tal vez después el destete cueste más. Si no fuera por el embarazo no me hubiera planteado el destete pero había leído que la crisis de los dos años es muy fuerte y me daba miedo que me hiciese mucho daño y que ahí sí o sí me hubiera tocado quitársela. Por eso creo que es mejor dejarlo así. 

¿Pensáis que he hecho bien? ¿Cómo ha sido vuestro destete?

Anuncios

0 comments on “El embarazo trajo el destete

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: