Mamás españolas en Alemania Vivir en Alemania

Mi adaptación en Alemania, embarazada y con un bebé

Cuando llegas a Alemania, te encuentras con bastante papeleo por delante. Había leído sobre ello, principalmente, en el blog de Rafa, al que si recordaréis conocimos hace unos meses. Tanto su blog como los de otras mamás en Alemania me habían puesto sobre aviso de todo lo que hay que hacer. Pero claro, una cosa es leerlo y otra, vivirlo.

Para no agobiarte con todos los pasos a realizar si estás pensando en emigrar a Alemania, te hablo solo de los primeros trámites.

5 pasos para vivir en Alemania

 1.  Conseguir vivienda

En nuestro caso, lo hicimos a través de una inmobiliaria. Por internet habíamos estado buscando piso y cuando PapáPitufo vino a Alemania contactó cita con ellos. Pidieron su contrato de trabajo y pasaporte, nada más. Cuando es a través de un particular, suele ser más complicado.

2. Empadronarse (“Anmeldung”)

Tienes que ir al ayuntamiento con tu pasaporte y tu lugar de vivienda. En nuestro caso, primero lo hizo PapáPitufo que llegó primero. Te dan un papel, en el que una parte lo ha de rellenar el propietario de tu piso, certificando que tú vives ahí. Nosotros, les mandamos por correo electrónico la hoja y nos la rellenaron sin problemas. 

Para empadronarnos a nosotras, nos pidieron certificado de matrimonio y partidas de nacimiento de las dos. Todo bilingüe y con apostilla. Para eso, antes de venirnos pedí los documentos en los registros correspondientes y luego los llevé a apostillar. Lo pude hacer todo en el mismo día. 

Si aún no tienes vivienda, deberás de dar los datos del lugar en el que estés alojado (hotel…)

3. Abrir una cuenta bancaria

Una vez que tienes el Anmeldung todo se facilita y va relativamente rápido. Para abrir una cuenta bancaria, con ese documento y el contrato de trabajo es suficiente.

4. Hacerse un seguro médico

El tema del seguro médico es algo más peliagudo. Lo primero que tienes que hacer es elegir cuál quieres. También depende mucho de tu situación personal (ingresos anuales y si estáis casados o no). 

Nosotros, después de preguntar en grupos de Facebook (te hablo de eso luego), optamos por la aseguradora AOKPara asegurarnos nos pidieron: empadronamientos, pasaportes, partida nacimiento Pitufina y acta de matrimonio. En un primer momento no nos dijeron nada más, pero al ir a la ginecóloga me encontré con que aún no estaba asegurada. No es como en España que vas a a una compañía y, si no tienes problemas de salud, desde ese momento ya dispones de tu número de asegurado.  Resulta que también querían el documento E-104Para ello nos pusimos en contacto con la Embajada y ellos nos indicaron cómo obtenerlo. Tras ello, nos hizo falta darles fotos de carnet (de la peque no) y, ¡por fin!, tuvimos las tarjetas. 

5. Buscar ginecólogo y pediatra

Este era una de los temas que más me preocupaban. Antes de venirnos había estado leyendo que era muy complicado encontrar ambas cosas. 

He tenido mucha suerte porque ambas me han sido facilitadas por otras mamás. La ginecóloga, gracias a una mamá española, y el pediatra, con la ayuda de una mamá alemana.

Por eso es tan importante, hacer por integrarse lo antes posible. Os cuento mi experiencia.

Integrarse en Alemania

  • Grupos de Facebook

Lo primero que hice al saber que veníamos a Alemania es buscar en Facebook el típico grupo de “españoles en…”. Allí empecé a preguntar por ginecólogos, hospitales para dar a luz y pediatras. Como os digo, mis principales recomendaciones. 

En seguida, varias mamás me dieron información sobre todo ello. Llamé a la ginecóloga que me recomendaron pero me daba fecha para muchos meses después. Pero tuve la suerte que una de estas mamás tiene mucha relación con ella y me consiguió una cita.

En el grupo también puedes fácilmente hacer quedadas con otros españoles. Siempre hay gente dispuesta a ayudarte. Yo decidí no quedar de primeras con ellos para no caer en la tentación de rodearnos de españoles y con ello que nos costará más avanzar con el alemán. Pero sí he quedado varias veces con una de estas mamás con la que desde el principio hubo feeling. 

  • Clases de alemán 

He llegado a Alemania con un B1.1 de alemán pero al no haberlo practicado (el último curso lo había hecho hace tres años) se me había olvidado gran parte de la gramática. Por eso lo mejor era volver a la base. Estoy repitiendo el A2. 

Tienes muchas opciones para aprenderlo, desde academias a profesores particulares pasando por clases muy económicas facilitadas por el estado alemán. Yo acudí a la VHS (la escuela del pueblo) que era lo que mejor se acoplaba. Mi idea era apuntarme a un curso intensivo pero pensándolo mejor, embarazada y con Pitufina, opté por uno de tres meses: voy de lunes a jueves, hora y media cada día. 

Allí, además de que vas avanzando con el idioma (algo básico para integrarse) también puedes conocer a otras personas con las que poder quedar. 

  • Spielgruppe= Krabbelgruppe

Estas “palabrejas” se refieren a un conjunto de niños pequeños jugando. Está pensado para que los peques (Pitufina en el que vamos es la mayor) puedan jugar en un lugar cerrado (algo que se agradece mucho con este clima) y a la vez las mamás/papás relacionarse. 

En nuestro caso, es una guardería la que una vez a la semana ofrece este espacio durante una hora y media. Ellos juegan un rato y antes de irnos cantamos canciones. Todo de forma gratuita. 

  • Parques infantiles

Es una de las mejores formas para empezar a conocer gente autóctona, algo muy importante para integrarse en un país extranjero. 

Al tener un peque vas a pasarte gran parte del día en los parques infantiles. En Alemania, los papás aunque están pendientes de los críos, intervienen mucho menos en el juego lo que facilita que ellos jueguen. Habrá progenitores que no te digan nada, pero otros muchos enseguida te preguntarán la edad de tu peque. Yo se la decía en alemán pero les comentaba que mi nivel no era muy bueno. Por suerte, ha habido quien ha empezado a hablar conmigo en inglés e ¡incluso en español!.

Una de esas mamás resulta que estuvo un año trabajando en Argentina y se defiende más que bien en castellano. Coincidimos un par de veces. En una de las ocasiones me dijo ella de quedar algún día a tomar café pero yo en ese momento no le di mi número, me supo mal no tener aún una tarjeta alemana. Luego me arrepentí porque no la volví a ver en semanas hasta que un día me la crucé por la calle. Hablamos un rato y fue ella la que me dio su número. Gracias a ella tenemos pediatra. Además, me ha presentado a otra mamá alemana, con la que hablo en inglés y chapurreo alemán, 

Me siento muy afortunada por la gente que he conocido. Llevamos dos meses en Alemania y se agradece ver caras conocidas. Gente que te manda mensajes para que acudas al parque o te ayudan a buscar guardería (de eso hablaré otro día). Como siempre, hace falta algo de suerte pero también has de poner de tu parte, ¿no?

 

 

Anuncios

2 comments on “Mi adaptación en Alemania, embarazada y con un bebé

  1. Pingback: Emigrar, una prueba de fuego para la pareja

  2. Pingback: Pikler para bebés: mi experiencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: