Felices dos, Pitufina. Gracias por existir

Ahora que cumples dos años, déjame que te cuente una cosa.

Cuando cumpliste uno, te hablaba de todas aquellas cosas que estaba viviendo gracias a ti por primera y como me compensaban las renuncias que había tenido que hacer para no perdérmelas. 

Entonces pensaba que ojalá el tiempo corriese algo más despacio porque este primer año  estaba siendo muy intenso y quería disfrutar de ti, así bebé, más tiempo. 

Me equivocaba.

Si el primer año estuvo lleno de novedades y grandes momentos, este segundo ha sido increíble. 

Has dejado de ser bebé, o al menos, muy bebé, para convertirte en una personita maravillosa. Es algo que te repito a diario, que eres una maravilla. Eres buena, generosa, espabilada y cariñosa. Te encantan los bebés. En cuanto ves a uno, le tocas el brazo (ya has aprendido, a base de empujones, que no a todos les gusta que les des besos) para decirle que quieres jugar con él. Me besas la barriga y si ves que la tengo destapada en seguida la cubres para que el bebé no pase frío. Eres tan generosa y estás tan ilusionada con tu hermano que hasta has aceptado bien que la teta se acabara. Gracias.

Nos lo has puesto fácil. Más allá de las mini rabietas que puedas tener de vez en cuando, eres muy sencillo convivir contigo. Comes de todo. Te encantan las pasas y los dátiles pero no le haces asco ni a las coles de bruselas. La pizza, el aguacate y los pimientos, de momento es lo único que se te resiste. Y eso es de agradecer, y mucho.

Te llama la atención el teléfono y pides, cada vez más, ver fotos de cuando eras pequeña o dibujos pero tras unos minutos, si no lo vemos contigo, lo dejas. Y siempre prefieres otra actividad con nosotros que una pantalla. Cambiarás, lo sé, pero de momento me encanta que seas así. 

Te gusta elegir la ropa que te pones y decidir si vas caminando o en el carro (el carro y el coche te gustan cada vez menos). 

Te costó soltarte a hablar pero ahora eres un lorito y vas construyendo tus primeras frases. Me sorprende lo rápido que asimilas las nuevas palabras y muero de amor cada vez que me llamas, cada vez que dices que con patatas no te puedo comer pero a besos sí,  cada vez que me pides que te cuente cosas del bebé…

Y claro que me da pena que crezcas, aunque más que pena miedo a todo lo que te pueda pasar , pero me pueden las ganas de seguir viéndote crecer, de continuar aprendiendo contigo y de ti. Feliz segundo cumpleaños, mi vida. Gracias por existir. 

Comments

  1. […] la clase de Pitufina son cinco nenes. Todos alrededor del año y medio menos Pitufina que acaba de cumplir los dos años. Algunos de ellos ya se conocían de haber asistido antes a estas clases. Está centrada en niños […]

  2. […] poco más de un mes fue el  segundo cumpleaños de Pitufina, y aunque la idea era no hacerle muchos regalos (porque además en seguida venía Navidad) con eso de […]

¿Qué opinas?

Responsable » Gloria Martínez.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wp de este blog, dentro de la UE. Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.