¡Ten cuidado! (o no) Mi opinión del libro “Acthung baby”

Hace unas semanas leí un artículo sobre un libro de una escritora americana que había vivido en Alemania. Este libro, “Acthung baby”, compara la educación alemana con la americana y habla de su proceso de adaptación al país germano.

Me lo compré en versión e-book y en pocos días me lo leí. Hay cosas que me han sorprendido para bien y que creo que son interesantes de compartir y otras que me han asustado y que espero no tener que vivirlas. 

Libro Acthung baby

Según este libro, la base de la educación alemana es la libertad que se da a los niños. Cuenta Sara Zaske, la autora de la publicación, que ello viene del rechazo a la época nazi. Las nuevas generaciones quieren educar de forma totalmente distinta a lo vivido hace décadas. Apuestan por los derechos de los niños, y ello incluye su libertad de pensamiento y acción. Un poco en la línea del método Pikler del que os hablé

Cosas que me gustan de la educación alemana

“Peligro” es lo que le decía la autora del libro a sus hijos cuando iban solos en bici. Es el título del libro, y de la idea que parte su obra. Comenta que viene de una sociedad, la norteamericana, obsesionada con la protección de los niños y que por eso el contraste con la educación alemana fue bestial. Porque aquí, en Alemania, se pretende que los niños desde muy pequeños aprendan de sus errores, gestionen sus enfados, resuelvan sus peleas con otros niños…Es el no intervencionismo. 

Leer el libro me ha servido para abrir la mente. Para darme cuenta de que igual soy demasiado protectora en algunos aspectos, llegando a ser una madre helicóptero.  El miedo a que le pase algo o a que le hagan daño me puede en ocasiones. Aunque cada vez dejo más que juegue sola, no puedo evitar decir “cuidado” si creo que se va a hacer daño.

Cosas que no me gustan de la educación alemana

Cuando leía el libro había veces que pensaba: “eso seguro que no lo voy a hacer”, “no pienso alemanizarme hasta ese extremo”.

Y es que, por ejemplo, comenta que en algunos coles, les pedían que llevaran a sus hijos de seis años andando o en bici porque algún día tendrían que hacer solos el camino. Explica que tan pequeños cogen el metro o el bus solos y que aunque las madres lo pasan mal, lo hacen convencidas de que es lo mejor para ellos. Han de aprender por si solos.

Yo creo que no hay necesidad de tanto. O al menos yo ni me lo planteo.

Y vosotros, ¿sois de dar mucha libertad a vuestros hijos us os puede la sobreprotección?

Comments

  1. […] Nuestro comportamiento influye en la percepción que los pequeños tienen del mundo. Prestarles atención, hablar con ellos…les ayuda a tener confianza en ellos y en el entorno. […]

¿Qué opinas?

Responsable » Gloria Martínez.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wp de este blog, dentro de la UE. Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.