Mamá española en Alemania:Carmen

Carmen (@mythreelittlemonsters en IG) es una mallorquina de 31 años que desde el 2016 vive en Langenfeld (Alemania). Nos cuenta cómo se vive la (tri)maternidad en el extranjero. Cómo es ser mamá en Alemania.

Adaptación en Alemania

Carmen, periodista y un Máster en Dirección Estratégica y Creativa de Comunicación, Publicidad y Marketing, ha trabajado en la radio, y en social media. Ahora mismo ejerce de forma freelance, para poder conciliar el trabajo con el día a día de sus tres peques.   

¿Cuándo y por qué decidisteis emigrar a Alemania?

Siempre hemos sido un poco inquietos, y aunque en Mallorca estábamos bien, tenemos a la familia y los amigos ahí, siempre quisimos explorar e irnos a la aventura, vivir en el extranjero. Así que buscando ofertas de trabajo en el extranjero, a principios de 2016 surgió la posibilidad de irnos a vivir a Londres, y cuando estábamos a puntito de mudarnos, nos salió otra oferta con mejores condiciones en Colonia, así que no dudamos y en marzo de 2016 ya estábamos instalados en Alemania.    

“Ha sido una de las experiencias más duras que recuerdo”

¿Cómo fue la adaptación?

Fue duro. Como todos los comienzos, supongo. Tenía un peque de 2 añitos, y estaba embarazada de 7 meses cuando nos mudamos a Alemania. El estrés de buscar casa, la mudanza, comprar un coche, el no encontrar plaza de guardería, el idioma, los médicos, el decidir en qué hospital dar a luz, papeleos…y mil cosas más…Ha sido una de las experiencias más duras que recuerdo, por qué negarlo.

¿Cómo fue tu integración a nivel idiomática? ¿Hablabas alemán? ¿Y tu pareja?

Había estudiado alemán de pequeña, en el colegio, y también en la universidad. Así que al menos venía con algo de nivel, lo que me ayudó bastante. Pero hacía tanto tiempo que no practicaba ni usaba el alemán que me sentí muy perdida. Ahora, después de 2 años, puedo decir que he mejorado mucho, y me puedo defender perfectamente. Me queda mucho por aprender, eso sí. Mi marido hico su Erasmus en Múnich, así que también venía con algo de alemán, y eso siempre facilita la adaptación.   

Embarazo y parto en Alemania

Llegaste embarazada de tu niña. ¿Notas diferencia entre el seguimiento del embarazo y el parto aquí y España?

Llegamos en marzo, y yo estaba de 29 semanas, mi hija Julia nació en mayo. Prácticamente todo el seguimiento, los dos primeros trimestres, lo realicé en España, y al llegar aquí me tocó buscar ginecólogo y hospital. Me sorprendió el hecho de que tu ginecólogo, el que ha hecho el seguimiento durante el embarazo, no es el que te asiste en el parto. Coges confianza y te sientes segura con un Doctor, y después es otro el que te ayudará en el parto. Eso me causó más nervios de los que ya tenía. También, el tener que elegir un hospital me chocó mucho. No entendía el por qué, como si estuviese planeando unas vacaciones. Me resultó raro.

Nueva en la ciudad, nuevo sistema, nuevo idioma…todo era nuevo. ¿Cuál debía elegir? Siempre he sido muy indecisa, y me costó tener que elegir un hospital. ¿Y si me estaba equivocando? Después de visitar un par de hospitales, dejé guiarme por mi instinto y me quedé con el que más cerquita de casa nos pillaba, aunque no fuese el más grande. Como tenía un embarazo normal, sin riesgo, me pareció buena idea. Sino, seguramente hubiese decidido de otra manera. Julia nació sana y a término, que es lo importante.  

También tuve a mi hija Sofía aquí en Alemania. Ya venía con más conocimiento, al haber tenido a Julia. Me decidí por el mismo hospital. Estuve a punto de irme a España a dar a luz, todo el mundo te lo dice, pero mis hijos y mi marido están aquí, el irme a España hubiese sido muy complicado.  Es cierto que el nacimiento de Julia no fue demasiado idílico (fue todo muy rápido, sin epidural y doloroso) pero después del parto de Sofía, estoy contenta de haberme decidido por dar a luz en Alemania otra vez, y en el mismo hospital. Con Sofía me dio tiempo a que me pusieran la epidural, flojita, por que notaba y sentía todo, pero lo justo para no creer morirte de dolor. 

Además, en comparación con lo que viví en España con el nacimiento de mi primer hijo, Martín, aquí la mamá y el bebé nunca se separan, y te permiten pesar, lavar, vestir a tu bebé a ti misma. Es lo que debería ser siempre, pero en mi primer parto, me separaron de Martín al nacer y no lo vi pasadas unas horas. No lo vestí yo, ni lo lavé, incluso le dieron un biberón sin consultarme.

Ser mamá en Alemania

¿Cómo vives la maternidad lejos de la familia? ¿Cómo lo haces siendo trimadre sin colchón familiar?

Sobre todo, lo he pasado mal durante los embarazos, te sientes débil y cansada, y no tienes a nadie a quien pedirle un favor. Tienes que levantarte, cargar con los niños (y contigo misma) y mirar el reloj hasta que Papá llega a casa. Han sido 2 años duros. Llegamos siendo 3, y ahora somos 5. Han sido 2 años de adaptación, para todos. Ha habido momentos en los que me he planteado “¿Qué hago yo aquí?”, “¿Para qué habremos venido a vivir aquií?”, ¿Qué necesidad había de pasarlo mal por que sí?”… y ahora, en nuestro tercer año aquí, no me quiero mover por nada del mundo.

En estos 2 años me he dado cuenta que puedo con todo lo que se me ponga por delante y más. Me he hecho más fuerte. Nos hemos hecho más fuertes como pareja, y como familia.

¿La educación es muy diferente respecto a España? ¿Cuál es tu valoración?

La educación es muy diferente, sí. Los niños van a la guardería (Kindergarten) desde los 3 a los 6 años. Mientras que en España con 3 añitos ya van al “cole”. Aquí mezclan a los niños de varias edades en la misma clase, para que los pequeños aprendan de los mayores, y los mayores aprendan de los pequeños. Eso me parece genial, la verdad. En España con 3 añitos ya tienen clase como si fueran mayores, con sus asignaturas y sus “notas”. Aquí, básicamente juegan y juegan todo el día. No me parece mal, los niños deberían jugar siempre, ya tendrán que estudiar mucho más adelante, pero sí creo que debería haber un punto medio. Aprender jugando. Algo más libre que en España pero no tan libre como en Alemania. Es mi humilde opinión 😉

Ayudas a la maternidad en Alemania

¿Qué es lo mejor de vivir en Alemania?

Lo mejor de vivir aquí, es vivir sin agobios. Por los 3 niños en Kindergarten/Tagesmutter sólo pagamos 120€. En España por 1 sólo niño en guardería son entre 200-400€, dependiendo dónde.

Aquí las ayudas del estado se notan, te das cuenta dónde invierten. Te ayudan a que te integres, los cursos de alemán, también estas subvencionados, es una tranquilidad saber que el gobierno alemán también piensa en tí. Con sus pros y sus contras, claro. El hecho de que esté subvencionada la educación infantil significa que sólo hay guarderías públicas y muy pocas plazas disponibles.

“No entablas una amistad profunda con alguien con el que no habla tu idioma materno”

¿Puedes contarnos la anécdota con tu vecina?

Acabábamos de volver de un viaje a España, habíamos tenido un vuelo de locos, los niños llorando, cansados…había llegado a casa sola, en tren, por que Papá tenía que ir a la oficina a trabajar. Una vez en casa, con llantos y gritos, mi vecina de al lado (una Mamá de dos) llamó a mi puerta. Venía a ofrecer su ayuda y apoyo. Venía por que llevaba un rato (largo) oyendo a alguno de mis monstruitos gritar/llorar (a veces al unísono, a veces en solitario).

Total, me dijo que si algún día estaba saturada y necesitaba un cable, que le mandara a alguno de los niños a su casa. Que estamos unidas en la maternidad, que tenemos que ayudarnos las unas a las otras. Al principio me dio vergüenza, incluso me sentí mala madre. Pero después quise abrazarla. Tenía razón. Olé por ella. Olé por venir a mi puerta. Yo no me hubiese atrevido.

Y me hizo reflexionar…estoy sola en Alemania  pero no lo estoy en la maternidad.  No he hecho muchas amigas alemanas, por no decir ninguna. Mi vecina es super maja, y siempre hablamos cuando nos cruzamos al salir o entrar de casa, pero no somos realamente amigas. Mi alemán es bueno, pero no tanto como para sentirme cómoda y ser yo misma. Es una barrera. Así que al final no entablas una amistad profunda con alguien con el que no habla tu idioma materno. Por lo menos mi caso es así. El carácter de ellos tampoco ayuda. En mi zona, pocos hablan inglés, y tienen sus amistades de siempre y no están muy por la labor de hacer nuevas amistades.

Vivir en Alemania

¿Crees que acabarás alemanizándote?

Ya me he alemanizado un poco jeje la verdad que me gusta lo organizados y cuadriculados que son aquí. ¡Yo también los soy! Siempre lo he sido, así que en ese aspecto, estoy en mi salsa. Para otras cosas, no tanto.

Hecho en falta lo mucho que disfrutamos en España de una buena comida, de tomar algo y no acabar tomando siempre salchicas y patatas fritas. No entiendo por qué no se puede comer bien y barato aquí. Pero bueno, así cuando voy a España valoro todo mucho más, valoro todo lo que antes pasaba por alto. Disfruto más.

¿Hay algo que te haya sorprendido especialmente?

Una de las cosas que más me ha sorprendido de vivir aquí es lo baratas que son las multas. Recién llegados, embarazada de Julia y con Martin con solo 2 años, y con nuestra perrita Panda, iba en el coche, y no me paré del todo en un Stop. Hice como si fuese un ceda el paso (mal hecho, lo sé). Total, me vieron unos policías y me pararon. Pensé que me iba a caer un multón impresionante. Me riñeron por no llevar atada a la perra. Así que con lo del Stop y la perra, me agobié muchísimo y en el momento entendí que la multa eran 300€ y que tenía que pagarla con tarjeta en el momento. No es como en España que te llega después a casa.

Así que muerta de miedo pagué con tarjeta, pero no pude ver la cantidad que ponían. Me tuve que esperar hasta ver el cobro a final de mes. Pasé un mes de miedo pensando que me iban a cobrar 300€ y al final sólo fueron 30€. Es una tontería, pero me sorprende que cobren tan poco con las multas, ¡en España por aparcar mal te puedes llevar un buen susto!

“Con todo se puede”

¿Qué consejo darías a las mamás que estén pensando en emigrar con peques y/o embarazadas?

Pues que se lo tomen con calma, pregunten mucho y se informen bien. Si tienen conocidos o amigos en la zona, mucho mejor. Con todo se puede. Uno piensa que no puede y al final lo consigues, y con creces. ¿Dar a luz sin epidural?, yo pensé que no podría. Y lo he hecho. ¿Hablar bien alemán? Pensé que no podría y estoy en ello. ¿Vivir sin el apoyo familiar? Pensé que no podría, y lo hacemos cada día…

¿Qué te aportan las redes sociales?

Mucho. Las redes sociales son mi escape cuando me siento sola. A parte de para estar conectada con mi familia, he conocido a muchas personas geniales a través de Instagram, por ejemplo. Seguramente hable más con algunas amigas de instagram, que con mis amigas de la infancia. Me siento identificada como Mamá, y como Mamá en el extranjero. Es una manera de conectar con otras personas en tu misma situación, que te animan y dan fuerzas para seguir en los días más duros. Estamos todas juntas en la maternidad.

Gracias Carmen por compartir tu experiencia para poder ayudar a otras mamás en Alemania porque, como bien dices, estamos todas juntas en la maternidad.

¿Qué opinas?

Responsable » Gloria Martínez.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wp de este blog, dentro de la UE. Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.