CRIAR LEJOS DE LA FAMILIA: MATERNIDAD Y PAREJA

Cuando hay niños es frecuente que la pareja se resienta. Y más si al vivir en el extranjero no tienes apoyo familiar para desconectar un poco. Hace unas semanas hablamos de ello con Mariló y Jessica. Dieron su opinión sobre maternidad y pareja.

Hoy, otras tres mamás españolas en Alemania nos cuentan cómo viven ellas esta situación. 

Davinia (@rumboalalibertad en IG)  : paciencia, comprensión y tiempo

He de confesar, que en general mi pareja y yo somos un poco antisociales… Nunca hemos sido mucho de quedar con amigos ni hemos tenido nunca una gran vida social. De hecho, tenemos más vida social desde que vivimos en Alemania de la que teníamos en España (aclaro que nos independizamos en una ciudad diferente a la que vivíamos con nuestros padres, por lo que no conocíamos a nadie).

Aclarado este punto, como verás, el hecho de vivir en el extranjero y lejos de la familia no nos ha creado ningún trauma ni peleas de pareja. Si que es cierto, que la mudanza, o más bien el cambio, nos supuso un periodo de re-adaptación mutuo, cada uno necesitaba su espacio y hacerse a la nueva vida, pero el tiempo puso enseguida las cosas en su lugar.

Por otro lado, siempre se ha dicho que el tener hijos distancia a la pareja, aparecen peleas por cualquier tontería, pero no ha sido nuestro caso. Si que es cierto, que cuando llega un nuevo bebé a casa, absorbe por completo a la madre y el padre se queda un poco desplazado, ¿pero sabes qué? Que de nuevo con paciencia, comprensión y dejando pasar el tiempo de adaptación, todo vuelve a su lugar.

“Con paciencia, comprensión y dejando pasar el tiempo de adaptación, todo vuelve a su lugar”

Creo que la clave es ser consciente de que se ha producido un cambio, que ese cambio requiere de un proceso de adaptación y cuando ello pase, con tiempo, todo vuelve a la normalidad. Yo creo que ese es nuestro truco, paciencia y tiempo.

Nosotros buscamos nuestros ratos en pareja por la noche, cuando los niños duermen. Ese es nuestro momento, cuando podemos hablar tranquilamente, reflexionar sobre los pasos que queremos seguir dando y para demostrarnos que queremos seguir juntos. La verdad es que es el único momento del día en el que tenemos algo de tranquilidad, el resto del tiempo es para disfrutarlo en familia, con los niños, que es algo que también nos refuerza como pareja, ver que somos un equipo y que navegamos en la misma dirección.

Raquel (@lasavuenturasdetaisa en IG): asumir la situación

Raquel (@lasavuenturasdetaisa en IG)

Aunque algunas mamás están deseando que se acabe la cuarentena para poder volver a tener intimidad de pareja (e incluso he oído de muchas que no son capaces de esperar a que acabe) yo sin embargo soy de esas a las que las hormonas de la lactancia sumadas al cansancio del día a día y de cuidar a un bebé me deja la lÍbido y las ganas de intimidad por los suelos.

No tener familia cerca – no la teníamos en España, y ahora menos en Alemania – tampoco ayuda. En casi 6 años que cumplirá el mayor, hemos tenido muy pocos momentos de estar solos sin los niños. Y noches sólo una.

“Ya crecerán los niños, y ya volveremos a estar solos”.

Con el mayor legué a un momento de estar incluso preocupada. Hasta el punto de hablarlo con mi psicóloga, que no me comprendió (no era madre aún). Ella me dijo que era cosa mía, y que tenía que poner más empeño.Por suerte, como acudía a un grupo de la lactancia en Valencia, hablaba con otras mamás y me contaron que era normal y que a muchas les pasaba. Que sobre los dos años se va estabilizando. Y la verdad es que así fue. 

Tiempo después, antes de buscar el segundo embarazo, ya teníamos claro como era el tema. Lo estuvimos hablando, y sabíamos perfectamente lo que supondría la llegada del nuevo bebé, y que serían por lo menos un par de años más de este “distanciamiento”.

Pero por suerte, no nos ha supuesto un problema. En nuestro caso, lo hemos asumido y ya está.Ya crecerán los niños, y ya volveremos a estar solos. Poco a poco.

Jennifer (@mama_en_frankfurt en IG) : buscar tiempo de pareja

Nuestra experiencia como familia expatriada no es muy distinta a cuando vivíamos en España. Siempre nos hemos apañado bien sin necesidad de recurrir a la familia y las veces que los niños se han quedado con los abuelos, ha sido en ocasiones contadas y porqué no había más remedio.

En cuanto a la pareja, decir que somos socios y trabajamos desde casa, por lo que estamos juntos las 24 horas del día. Eso juega a nuestro favor, pero no quita que tengamos un “tiempo de pareja”.

Desayunamos siempre, siempre juntos. Es nuestro momento, está prohibido hablar de trabajo y, si es posible, de niños.”

Después de dejar a los niños en el cole, desayunamos siempre, siempre juntos. Es nuestro momento, está prohibido hablar de trabajo y, si es posible, de niños.

Después de comer, como los niños suelen jugar arriba, tomamos el café tranquilamente y tenemos otro ratito nuestro.

Y por la noche, cuando llega la hora de que los niños vayan a dormir, termina la actividad en nuestra casa. Nosotros también nos vamos al dormitorio, y una vez los peques duermen (colechamos con los dos pequeños), nos preparamos un bol de fruta para compartir y vemos una peli, charlamos y lo que surja jeje.

Gracias a las tres por vuestra sinceridad, por hablar de maternidad y pareja, algo que para muchas personas es tabú.

¿Qué opinas?

Responsable » Gloria Martínez.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wp de este blog, dentro de la UE. Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.