Atrapada en Alemania

La lucha de una madre por volver con sus hijos a España

“Te casas con un extranjero y te arruinas la vida”. Ya me lo decía mi padre. Pero yo le contestaba que no, que esas cosas no pasaban con un alemán. Si él llega a enterarse de que estoy atrapada en Alemania porque mientras él estaba muriéndose mi aún marido me engañaba con mi mejor amiga…

Ana y su marido llevaban juntos casi 20 años. En el año 2008 nació su primer hijo en España y dos años después se casaron.  En el 2011 decidieron irse a Alemania para que él trabajase. Después llegaron 2 hijos más.

El día de Nochevieja, sin previo aviso, él le dijo que se separaba. “Tras un mes de terror psicológico, y recién dado de alta el mediano tras un ingreso hospitalario de una semana en la que yo estuve las 24 horas con el peque, me confesó la verdad: que estaba enamorado de mi mejor amiga (también casada y con tres hijos). Tenía una relación paralela desde septiembre”, relata Ana. 

Ahora Ana se encuentra en Alemania sola y sin poder volver a España con sus hijos. ¿Por qué? Porque la ley alemana se lo impide.

La lucha de una mamá española atrapada en Alemania

“A la doble traición se suma la condena en vida a permanecer en Alemania. En este país prima el arraigo social de los niños . Claro que lo primero es el bienestar de los menores. Miro yo más por ellos que cualquier juez pero ellos necesitan padres cuerdos y felices. En España tengo todo para ofrecerles. Aquí, nada”, cuenta Ana.

El ejemplo de Juana Rivas

Juana Rivas hizo lo que a mí me gustaría hacer: coger un avión con mis hijos, volver acasa y olvidarme de esta pesadilla. En el caso de Juana había maltrato; en el mío, dos niños enfermos para los que yo siempre he estado allí.

Un ejemplo: de los 250 días de hospitalización de mi hijo mediano, mi marido estuvo 4. Él nunca hahecho una cita en endicronología ni en el oculista, ni en el pediatra….De todo el aspecto educativo y médico y terapéutico de mis hijos me he ocupado yo siempre, en un 98%. También de su desarrollo social. Él se ha quejado de cuando venía de trabajar a casa aún había cosas por hacer como recoger una lavadora, etc.

Lo que hay de trasfondo en todas estas historias es una educación machista y un estado patriarcal. He renunciado a mi carrera profesional, a mi país, a mi familia para apoyarlo laboralmente a él. En el 2017 me ofrecieron el puesto de Coordinadora de Caso en el Instituto Foral de Asistencia Social de Vizcaya y volví a renunciar, pensando en mis hijos y mi marido.

Pero entonces, él pierde su trabajo. Y cuando me voy a Bilbao para acompañar a mi padre en sus últimas semanas de vida, mi marido y mi mejor amiga aprovechan para estar juntos.

Cuando mi tío me llamó para decirme que mi padre se moría, la persona que estaba ami lado era ella. Y yo dándole las gracias por apoyarme cuando en verdad estaba con mi marido”.

La ley alemana: condena en vida

“Diez semanas después de morir mi padre, mi marido me pidió el divorcio. Ni derecho al duelo he tenido. Los dos me han condenando a estar atrapada en Alemania, sola, sin trabajo, sin casa y sin apoyo.

En España tengo todo lo que mis hijos necesitarían para estar bien: casa, trabajo, familia y apoyo. Incluso tengo un nefrólogo infantil localizado para uno de mis hijos.
Y en cambio aquí lo que tengo son unas leyes que dicen que el modelo en Alemania que dan es la custodia compartida. Es lo que quiere mi marido, que los niños cada semana estén con uno. Él no sé dónde porque a día de hoy duerme en un sofá-cama en casa de su madre.

La custodia compartida suena muy bonito sobre el papel pero lo que es al final es un arma arrojadiza de un progenitor contra el otro. Convertimos a los niños en niños-maleta que cambian de entorno y normas cada semana. Eso no lo quiere nadie. Yo le diría a un juez que cada semana cambiase de casa, de familia…A ver qué tal le sienta”.

Imagino que estás en manos de abogados, ¿qué te han dicho?

“Estoy con una abogada alemana y he consultado un abogado en España y me dicen lo mismo: que sin el consentimiento de mi marido yo no me puedo desplazar. Solo sería con una autorización judicial alegando que yo allí tengo trabajo, familia y casa y aquí ninguna de las tres cosas.

Me estoy informando sobre eso, sobre la jurisprudencia al respecto. Una amiga que pasó por lo mismo, alegó que tenía casa en España y el juez le dijo que no era razón suficiente pero que un contrato de trabajo sí lo sería.

La UE es el libre tránsito de ciudadanos europeos siempre y cuando te deje el de al lado. Si esto me pasa en España me daría igual pero me encuentro atrapada en Alemania, y mis hijos también”.

Ana sueña con poder volver con sus tres hijos a España

La Guardia y Custodia, ¿la solución?

“Para obtener el divorcio en Alemania ha de pasar de 1 a 3 años desde que uno de los cónyuges se va de casa. Y aunque optase por el divorcio en España, todo lo referente a la tutela se ha de ajustar al código civil alemán, aunque mis hijos tengan la doble nacionalidad y el mayor naciera en España.

La patria potestad en Alemania es un derecho súper primario. Es muy difícil que te la quiten. Incluso te la pueden quitar solo por partes. Lo que me gustaría es solicitar la guardia y custodia. Si me la otorgan probando que puedo mantener a mis hijos y que yo soy la persona primaria para ellos (la realidad) sí que podría decidir dónde vivir. Lo que nunca voy a quitar a mis hijos es de su padre. Quiero que tengan contacto con él”.

Su situación en Alemania

“Si yo me quedo en Alemania el problema es que no tengo familia aquí y que la casa familiar está a nombre suyo. Él ya me amenaza con echarme y aunque el juez dijese que me quedo yo en ella, tendría que pagarle un alquiler a él (la hipoteca está a nombre de los dos. Es imposible hacerlo con un trabajo a media jornada (otra opción con tres niños es inviable).

Además, ahora mismo tampoco puedo ejercer mi profesión porque no tengo la homologación. Estoy estudiando para ello aunque 30horas antes de mi primer examen mi marido me soltase la bomba.

La realidad es que no tenemos trabajo ninguno de los dos y él no lleva intención de buscarlo. Dice que va a hacer formación. Con lo cual, si yo trabajo he de pasarle pensión al infiel que ha abandonado a su familia”.

El trauma de los niños

“Él ha tomado una decisión y tiene nombre de mujer. Es un camino que tiene como consecuencia no estar con los niños todos los días. Él me dice que me ha abandonado a mí no a los niños pero lo que él no entiende es que cuando se va de casa a los niños, a sus hijos, se les rompe el universo. Sufren un trauma.

Y por mucho que los terapeutas digan que los niños son robustos, lo cierto es que pueden llegarlo a entender pero su corazón está roto. La mamá de sus amiguitos les ha roto el corazón. Esta mujer es la madre del mejor amigo de mi hijo mediano y su hijo pequeño va a clase con mi menor. ¿Cómo puede ser que si mi marido hace una vida familiar con esta mujer, él vaya a recoger a los hijos de la otra y a los míos solo los salude? Es otra razón para volver a mi país: evitar a mis hijos la humillación diaria”.

Volver a Bilbao

“A los niños les he preguntado si se imaginan vivir en Bilbao. Y no es una pregunta que escuchen por primera vez. Su mamá y su papá siempre han hablado de volver a Bilbao.

Ellos pasan más de dos meses al año allí. Tienen un contacto directo con su familia, amigos propios, conocen el entorno, uno de los dos idiomas oficiales…Sobre el Euskera hay programas de inmersión lingüística. También podría mirarse la opción del Colegio Alemán o de un cole donde se hable el español como lengua principal y el Euskera como lengua extranjera”.

La ley alemana impide a Ana volver a Bilbao con sus hijos

Yo no soy tan ilusa de pensar que sería pan comido. Pero la realidad a la que enfrentarnos aquí es muy dura para ellos. Mi hijo mayor (10 años) no acepta a esa mujer porque es la culpable de que su mamá esté triste. ¿Cómo le explico que mamá está mal pero que él se lo ha de pasar bien con esa mujer?”.

¿Mujer despechada?

“Me parece una humillación como madre, como mujer, como ser humano, tener que soportar en mi día a día a mi marido con mi mejor amiga. Los niños necesitan una madre fuerte y sana.

Además, me da pena no haber podido luchar por la familia. No he tenido la oportunidad de decirles a mis hijos: “erais tan importantes que lo intentamos”.

Pero una cosa es que tú estés dolida y otra que ella sea una mala persona y no pueda estar con tus hijos, ¿no?

Bueno, es una mujer con problemas de alcohol. Ella misma me ha contado que varias veces bebió tanto que acabó vomitando delante de sus hijos y que su madre, que vive en el piso de arriba, bajó a insultarle y a recriminárselo.

De hecho, su marido se había separado de ella en diciembre porque no aguantaba que bebiese tanto y fuera violenta con él. Mi marido y yo habíamos comentado muchas veces todo lo que bebía.

Yo temo por mis hijos. Imagina que estén bebiendo en el jardín y les metan en el coche para tomar un helado y pierdan el control. Debería de primar la seguridad de los menores.

Atrapada en Alemania, ¿hasta cuándo?

Nosotros nos casamos en España y en principio podemos elegir para divorciarnos el código civil alemán o español. Yo la oferta que le he hecho a mi marido es que como él no tiene trabajo en España, que se venga y busque trabajo allí o que venga cada dos fines de semana.

Los niños necesitan que sus padres estén bien y si tú a uno de los progenitores, le asilas, le maltratas, le encierras en vida…Es un homicidio social. Yo no quiero venganza. Lo que quiero es que me dejen vivir con mis hijos en el entorno en el que estamos seguros y en paz.

A día de hoy aquí no tengo nada que ofrecerles y en España lo tengo todo. Espero que un juez lo entienda.

Published by

¿Qué opinas?

Responsable » Gloria Martínez.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de wp de este blog, dentro de la UE. Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.