Más atención al hijo y menos al teléfono

Ir paseando el carro del bebé mientas miras el teléfono es algo cada vez más frecuente. Tanto que, como me comentaba Maileon por IG hace poco una señora mayor le felicitó por ir con el carrito sin teléfono.

La campaña alemana de carteles “Spricht mit mir” (“Habla conmigo”) quiere concienciar sobre la creciente influencia de las redes sociales y los smart phones en la comunicación y la educación. 

Continue reading “Más atención al hijo y menos al teléfono”

Cómo funciona una guardería en Alemania

Casi un año me costó conseguir guardería en Alemania. Había leído que costaba pero pensaba que no sería para tanto.

Me equivoqué. Ha sido una odisea. Pero al final hemos tenido plaza y además hemos podido elegir. Os cuento cómo lo hemos logrado y cómo funciona una guardería en Alemania.

Al principio de llegar aquí tenía claro que no quería juntarme con españoles. Pensaba que si me acomodaba me costaría más integrarme.

Cambié de opinión al cabo de unos meses. Necesitábamos relacionarnos y eso era mucho más fácil en nuestro idioma. 

Menos mal que modifiqué mi comportamiento inicial porque gracias a ello pude conseguir guardería en Alemania.

Cómo conseguir guardería en Alemania

Tras ver que todas las guarderías a las que había pedido plaza me decían que no había (o ni contestaban) comenté en el grupo de wassup de un grupo de juego en español al que vamos todas las semanas lo que nos pasaba.

Me explicaron cómo funciona una guardería en Alemania. Me dijeron que tenía que ser pesada, que aunque las guarderías tienen lista de espera, al final las plazas se las suelen dar a los que más insisten. Hay que ir varias veces, llamar…

Evidentemente, si sabes el idioma es mucho más fácil. Tuve la suerte de que varias mamás españolas que llevan muchos años aquí y dominan el idioma se ofrecieron a ayudarme. Una me acompañó a varios centros y otra hizo llamadas. Muchas. Tanto al organismo encargado de darte plaza (después de tropecientas llamadas le dijeron que buscara por internet) como a las tres guarderías en las que más interés tenía (todas las había visitado y rellenado en los centros el formulario correspondiente).

Dos de ellas, en la misma semana llamaron para ofrecer plaza. Y, sinceramente, creo que la tercera al final también hubiera llamado pero como ya teníamos la que queríamos, mi amiga llamó para informar de ello. 

Mesa para el desayuno en la clase de una guardería alemana.

Cómo funciona una guardería en Alemania

Una vez que te dan plaza te citan para firmar el contrato. Has de llevar la cartilla del médico y la de vacunas de tu peque.

Yo pensaba que sería algo rápido pero no. Estuvimos hora y media en la guardería. Nos la volvieron a enseñar concienzudamente y luego nos explicaron cada una de las hojas del contrato para que las fuéramos firmando conforme dábamos el consentimiento.

Ella, al cumplir los años en octubre, irá en el grupo de 3 a 6 años. Si hubiera hecho 3 años en noviembre le hubiese correspondido ir con los peques de 0 a 3.

Aunque de algo de cosilla que vaya a ser la más pequeña, prefiero eso porque creo se lo pasará mejor y aprenderá más. Para eso los agrupan, para que los mayores cuiden a los pequeños y los pequeños aprendan de los mayores. 

Después nos dieron fecha para el primer día de clase.

Pero sorprendentemente no será en el centro sino que uno de sus profesores vendrá a casa para ver a Pitufina en su salsa. El siguiente día irá una hora conmigo. Conforme se vea su comportamiento se irán decidiendo las horas que irá cada día.

La adaptación es muy progresiva. No se fuerza en ningún momento al niño. Hasta que Pitufina no se encuentre a gusto en la guardería, estaré con ella. 

Cómo es el contrato en una kita

Algunas de las cosas que firmas en el contrato en una guardería alemana son:

  • Autorizas a que les pongan crema de sol (especificas si puedes ponerles la que tengan ellos o alguna especial que lleves tú)
  • Das permiso para que les quiten garrapatas. 
  • Permites que hagan fotos o vídeos.
  • Consientes que tus datos estén a disposición del ayuntamiento si los reclamase.
  • Si para su cumpleaños quieres llevar una tarta, que no tenga ni nata ni nada crudo.
  • Entre las 7:30 y las 4:30 (no nos dieron opción a menos de 45h) puedes llevarla y recogerla cuando quieras. Lo único que esté antes de las 8:55 que es cuando empiezan las actividades.
  • Si falta más de 4 semanas sin dar noticia de ello, el contrato se anula.
  • Si está enferma, han de saber qué le pasa por si se ha de activar algún protocolo.
  • Te piden el contacto de tu pediatra y a qué hospital ir en caso de urgencia. 
  • Firmas pagar al centro dinero para el desayuno, la comida y el agua. Luego está la cantidad mensual que has de abonar en función de tu renta (foto).
Cómo funciona una guardería en Alemania

Qué has de llevar el primer día a una guardería alemana

El listado de lo que te piden llevar es extenso:

  • Zapatillas de estar por casa con la suela blanca para no rallar el suelo
  • Pantalones para la lluvia
  • Chubasquero
  • Botas de lluvia
  • Gorra o sombrero
  • Crema solar
  • Taza para beber agua
  • Cepillo de dientes y vaso
  • Una foto familiar
  • Cuatro fotos de pasaporte
  • Chupete (y chupetero), pañales y crema para el pañal (Pitufina ya no usa)
  • Un día a la semana van al parque. Has de prepararles mochila y comida (nada de dulces)

Además, todo ha de estar con su nombre. Para ello, pensé en pegatinas pero al final me he decantado por su sello para marcar toda su ropa. Además, los vasos y el cepillo de dientes los he pedido personalizados a Tutete. 

¿Os han pedido lo mismo a vosotr@s? ¿Os ha sorprendido algo sobre cómo funciona una guardería en Alemania?

Bremen con niños en cuatro días

Bremen con niños (y lluvia)

Conocer Bremen con niños y lluvia. Eso es lo que hicimos hace unos días. Y como las vacaciones con niños no tienen nada que ver con las que hacíamos sin ellos, lo mejor era documentarse lo máximo posible para tener los días medio planificados. Y es que aunque Bremen sea conocida por los cuatro músicos (los Trotamúsicos) ofrece muchas más cosas que visitar. 

Continue reading “Bremen con niños en cuatro días”